dodecasílabo

(redireccionado de dodecasílabos)

dodecasílabo, a

(Del gr. dodeka, doce + syllabe, sílaba.)
adj./ s. m. POESÍA Se refiere al verso que tiene doce sílabas.

dodecasílabo, -ba

 
adj.-s. De doce sílabas.
m. métr. Verso castellano de arte mayor, formado por dos hemistiquios iguales.
Ejemplos ?
El juglar quiere que el público sienta la acción como si se estuviese desarrollando en el presente; para ello, utiliza varias técnicas: Los cantares de gesta pocas veces se organizan en estrofas; lo normal es que aparezcan estructurados en tiradas o series de versos de entre 12 (dodecasílabos) a 16 (hexadecasílabos) sílabas, que comparten la misma rima asonante.
Su estructura es ABBAACCA y más raramente ABABBCCB o ABBAACAC con versos dodecasílabos divididos en dos hemistiquios de casi siempre 6 sílabas separados con cesuras de ritmo dactílico: cada sílaba tónica debe estar separada de la siguiente por dos sílabas átonas, de forma que cada verso tenga cuatro ejes rítmicos acentuales: De carácter solemne y elevado, se empleó para la poesía heroica (Comedieta de Ponça, del Marqués de Santillana) y la intelectual, didáctica y moralizadora (Laberinto de Fortuna, de Juan de Mena), si bien la monotonía machacona del ritmo dodecasílabo la fue postergando durante el Renacimiento por estrofas o agrupaciones métricas de endecasílabos más flexibles para ese mismo propósito, como la octava real o los tercetos encadenados.
a copla de arte mayor es una estrofa en rima consonante de versos de arte mayor, más en concreto dodecasílabos, con tres rimas consonantes distribuidas en dos cuartetos, más raramente serventesio uno de ellos, de rima cruzada o abrazada.
a Carajicomedia es un poema obsceno paródico, épico-narrativo y satírico, de principios del siglo XVI, perteneciente al Prerrenacimiento. Consta de 117 coplas de arte mayor en dodecasílabos con sus correspondientes glosas.
Está compuesta en dodecasílabos con un villacico inicial en heptasílabos y una llamada "loa" o prólogo en octosílabos, y entre sus personajes los hay que representan a los tres niveles de la sociedad estamental (el Papa, el Rey, la Dama, el Pastor) y en una segunda parte meramente alegóricos (la Razón, la Ira y el Entendimiento), unidos por el personaje central de la Muerte.
Él prueba este último talento variando la amplitud y longitud de sus versos, insertando en su texto en estrofas octosílabas fargmentos en dodecasílabos, de seis y también de quince sílabas.
Así explica el enfrentamiento Juan José Goikoetxea El cantar está compuesto por tres canciones: La primera de ellas consta 10 versos en dos estrofas: Oñacina: de cinco versos dodecasílabos con rima a-a y es puesta en boca de los oñacinos, de manera que está en dialecto occidental del euskera o vizcaíno de la zona de Mondragón (Guipúzcoa).
Escribió también poesía seglar: la Plegaria Alfabética (Азбучна молитва, Azbuchna molitva), una serie de poemas en versos dodecasílabos, cada uno de los cuales comienza con una de las letras del alfabeto glagolítico, inspirado en una obra similar de Gregorio Nacianceno que utilizaba el alfabeto griego.
Si bien es un poeta que pertenece a la lírica cancioneril del siglo XV y escribe en arte menor predominantemente octosílabo simple o combinado en pies quebrados, aunque alguna vez lo hace en dodecasílabos, su espíritu y temática es plenamente renacentista, como lo son también sus géneros (fue un asiduo cultivador del diálogo), y se aparta del usual conceptismo cancioneril persiguiendo una mayor claridad en la expresión, en consonancia con lo preconizado por Juan de Valdés; solamente escribió una composición contra la nueva estética italianizante: Contra los que dexan los metros castellanos y siguen los italianos, que incluye algunos sonetos en endecasílabos de carácter burlesco, no obstante, como "Garcilaso y Boscán siendo llegados".
Con uno excepción sin importancia, sus obras están en verso, la mayor parte en trímetros támbicos dodecasílabos, el resto en el verso 'político' pentadecasílabo.
Campanas en estremecedor silencio. Mil un dodecasílabos a mis padres (Cuento en verso) (2009) Cuadernos de El Financiero. La niña busca una mascota que nadie tiene (2008) Editorial Praxis.
La crítica teatral señaló de la obra de João da Câmara la notable fluidez de los diálogos (a pesar de la versificación en dodecasílabos), la humanidad y la construcción psicológica de los personajes, así como el equilibrio entre la investigación y adecuación histórica, y la creación artística.