doctrinario

doctrinario, a

1. adj. Que profesa una doctrina de manera sistemática o que tiene relación con ella.
2. adj./ s. Que atiende más a las doctrinas y teorías abstractas que a la práctica es un político doctrinario.
3. SOCIOLOGÍA Que profesa el doctrinarismo político-filosófico. sectario

doctrinario, -ria

 
adj.-s. Partidario del doctrinarismo.
adj. Que atiende más a las doctrinas y teorías abstractas que a la práctica.
Traducciones

doctrinario

doktrinær

doctrinario

doktrinär

doctrinario

doctrinaire

doctrinario

教条

doctrinario

教條

doctrinario

doktrinær

doctrinario

/a
A. ADJdoctrinaire
B. SM/Fdoctrinarian
Ejemplos ?
Solo el patán y el doctrinario, esa gente aburrida que lleva sus principios hasta el fin amargo de la acción, hasta la reductio ab absurdum de la práctica.
Artículo 166.- El registro de una obra artística o literaria no podrá negarse ni suspenderse so pretexto de algún motivo político, ideológico o doctrinario.
Y debe ser preocupación de todos los mexicanos el que la presente justa electoral se aparte de todo antagonismo personal, de toda pugna mezquina, de todo procedimiento que pueda afectar el prestigio del país, pues no basta que las autoridades se proponga cumplir su obligación de mantenerse respetuosas de la voluntad ciudadana, sino que es necesario que el propósito de elevación de las prácticas democráticas sea compartido por todos los que desempeñan un papel directo en las orientación de la conciencia pública y que las masas repudien cualquier procedimiento que lesione el aspecto doctrinario de lucha de principios que deben distinguir a esta etapa trascendental de la Revolución.
Llevé el problema doctrinario al Consejo Nacional de Gobierno para saber si desearía el gobierno uruguayo entrar en conversaciones en base de la ley del gobierno americano y aclaré que el convenio trataba de colocarnos en situación de poder cumplir las obligaciones de la Carta de Río de Janeiro.
Nada dificulta más la verdadera unión de los pueblos que el pretender hacerla desde fuera, por vía impositiva, o sea legislativa, y obedeciendo concepciones jacobinas, como suelen serlo las del unitarismo doctrinario.
Y así, el Gran Darío "EL UNIVERSO", saltó a la palestra de todas las batallas: de la Cultura, la Libertad y la Democracia, con las genuinas armas de la sinceridad para servir a la Patria, con todo el fervor doctrinario de su fundador, de inquebrantable anhelo para realizar una obra buena, digna, altamente honrosa y plausiblemente duradera.
De la misma manera, el sistema educativo y de entrenamiento militar debe experimentar una profunda transformación mediante la adaptación de los manuales, la abolición del castigo físico como sanción disciplinaria y la reforma de los contenidos de estudios de las Escuelas de Asuntos Civiles y Operaciones Psicológicas e Inteligencia y del Centro de Operaciones Especiales Kaibil y, en general, la incorporación de todos los elementos doctrinario s que corresponden con un estado democrático moderno.
(La palabra 'filosofía' debe significar algo cuyo lugar se encuentra por encima o por debajo de las ciencias naturales, no a su lado.) 4.112 La filosofía apunta a la clarificación lógica de los pensamientos. La filosofía no es un cuerpo doctrinario sino una actividad.
Por consiguiente, la burguesía tuvo que crear, para sancionar el nuevo Estado, el Estado burgués que acababa de fundar, una religión nueva, que pudiese ser, sin demasiado ridículo ni escándalo, la religión profesada altamente por toda la clase burguesa. Es así como nació el Ateísmo doctrinario.
Loor, entre otros; Luis Aníbal Sánchez plantea: “…..El problema máximo, premioso y palpitante, en esta etapa de nuestra historia, es consolidar, a todo trance, nuestro sistema democrático, como base del desarrollo nacional, y ese problema, que es en el fondo un problema de cultura, tiene que ser resuelto, sobre todo, en función del periodismo nacional, a virtud de dos oportunas intervenciones: la que se resuelva en una actitud constantemente avizora del rumbo doctrinario que sigue la República...
Don Zorobabel Rodríguez era un escritor doctrinario, apasionado e irónico, como periodista, discípulo del diarista católico frances Luis Venillot; pero como literato y en especial en su rol de crítico, era un publicista culto, erudito y de un estilo ameno.
Si olvidásemos las condiciones concretas de que partimos, pretendiendo crear aquí y ahora algo que exceda nuestras posibilidades, también fracasaríamos. Caminamos hacia el socialismo no por amor académico a un cuerpo doctrinario.