Ejemplos ?
inclinamos piadosos las cervices. Y donde dijo: ¡Arrodíllate y reza! doblamos las rodillas. Venite adoremus, clamábamos, en el umbral de la Historia, a las sombras empalidecidas de los dioses difuntos.
'De aquí yo no me he de mover sino cuando te haya rechazado.' 'Estemos' dice el veloz Cilenio 'en el pacto este.' Y con su celeste vara las puertas abrió: mas a ella, cuando levantar intentaba las partes que al sentarnos 820 doblamos, no pueden, por una indolente pesadez, moverse.
Desque fuimos entrados, quita de sobre sí su capa y, preguntando si tenía las manos limpias, la sacudimos y doblamos, y muy limpiamente soplando un poyo que allí estaba, la puso en él.
-¡Compañeros! -gritó el comandante-: ¡hemos triunfado! ¡Hace tres días que doblamos el último cabo de África!... ¡A Portugal! ¡A Portugal!.