dispensador

dispensador, a

1. adj./ s. Que dispensa una obligación.
2. Que concede o distribuye organismo dispensador de víveres y otros artículos de primera necesidad.
Traducciones

dispensador

automat

dispensador

beholder

dispensador

Spender

dispensador

dispenser

dispensador

apteekkari

dispensador

distributeur

dispensador

dozator

dispensador

調剤師

dispensador

디스펜서

dispensador

automaat

dispensador

beholder

dispensador

dozownik

dispensador

dispenser

dispensador

เครื่องจ่าย

dispensador

dağıtıcı

dispensador

thiết bị phân phát

dispensador

自动售货机

dispensador

SMdispenser
Ejemplos ?
Porque así como es Criador de todas las naturalezas, así es dador y liberal dispensador de todas las potestades; no de las voluntades, porque las malas voluntades no proceden de Dios en atención a que son contra el orden de la naturaleza que procede de él.
Ella, en tanto que al pie del soberano solio te vio, dispensador de honores, mezclar su voz no quiso a la que alzaba el lisonjero, que al poder presente cerca y ensalza, gárrulo cortejo.
«Sírvase, don Florencio», dijo don Narciso, alcanzándole un soberbio mate de plata a su vecino Urtubey, que con pretexto de pedir rodeo para apartar unos cuantos animales extraviados, había venido a visitar en su lujosa estancia, al señor intendente municipal, senador provincial, dispensador, en el partido, de los favores fiscales bajo todas sus formas: indulgencia suma en la avaluación de los impuestos, apertura de tranqueras y compostura de caminos, exenciones del servicio militar, autorización tácita para establecer, bajo la protección de la vista gorda de la policía, casas de recreativa extorsión.
Y el leproso refrendé, con llanto en sus mejillas: Has hablado con verdad y con bondad. Compadécete, pues, de mí, y el que es dispensador de todos los bienes, te lo devolverá.
Una vez instalada la divinidad, fue proclamada naturalmente la causa, la razón, el árbitro y el dispensador absoluto de todas las cosas: el mundo no fue ya nada, la divinidad lo fue todo; y el hombre, su verdadero creador, después de haberla sacado de la nada sin darse cuenta, se arrodilló ante ella, la adoró y se proclamó su criatura y su esclavo.
¿Dónde está ese público tan indulgente, tan ilustrado, tan imparcial, tan justo, tan respetable, eterno dispensador de la fama, de que tanto me han hablado; cuyo fallo es irrecusable, constante, dirigido por un buen gusto invariable, que no conoce más norma ni más leyes que las del sentido común, que tan poco tienen?
Y si la Felicidad no es diosa, como es cierto, porque es don de Dios, búsquese a aquel Dios que nos la pueda dar, y dejen la multitud prejuiciosa de los falsos dioses, la cual sigue la ilusa turba de los hombres ignorantes, haciendo sus dioses a los dones de Dios, ofendiendo con la obstinación de su arrogante y pervertida voluntad al mismo de quien es peculiar la distribución de estos dones; porque no le puede faltar infelicidad al que reverencia a la felicidad como diosa y deja a Dios, dador y dispensador de la verdadera felicidad; así como no puede carecer de hambre el que lame pan pintado y no lo pide al que lo tiene verdadero y puede darlo.
No es éste el que ellos llaman Júpiter, porque si le reconocieran a éste por dispensador de la felicidad, sin duda que no buscaran otro u otra del nombre de la misma felicidad que les concediera esta particular gracia, ni fueran de parecer que debían adorar al mismo Júpiter por sus muchas maldades.
Que todos los reyes y reinos están dispuestos y ordenados por el decreto y potestad del verdadero Dios Aquel gran Dios, autor y único dispensador de la felicidad...
¡Quiera el Cielo, de cuyas gracias eres a los hombres dispensador, cumplir tan justos ruegos; tus años igualar a tantas vidas, como a la Parca roban tus desvelos; y sobre ti sus bienes derramando Con largueza, colmar nuestros deseos!
¿Por qué, pues, no había de criar Dios a los que sabía que habían de pecar, pues podía manifestar en ellos y por ellos lo que merecía su culpa y lo que les concedía su gracia; y siendo El Criador y dispensador, el perverso desorden de los delincuentes no podía pervertir el orden recto del Universo?
Escúchame a mí, que soy tu hijo querido, y que te imploro por mi padn José, rogando que le envíes un cortejo numeroso de ángeles, con Miguel, el dispensador de la verdad, y con Gabriel, el mensajero de la luz.