disacárido

(redireccionado de disacáridos)

disacárido

s. m. QUÍMICA Carbohidrato formado por la unión de dos monosacáridos.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

disacárido

 
m. bioquím. Molécula formada por la condensación de dos monosacáridos de los que deriva.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

disacárido

disaccharide

disacárido

disaccaride
Ejemplos ?
Una vez se ha generado el núcleo de cada glicano, generalmente este es extendido en cadenas muy largas de disacáridos, generados por la adición secuencial de residuos de N-acetilglucosamina y N-acetilgalactosamina o galactosa.
Los estudios de nutrición deportiva se centran ahora en investigar las proporciones de monosacáridos y disacáridos ofrecen mayores rendimientos durante el consumo de carbohidratos en la práctica de deportes de larga resistencia.
os disacáridos son un tipo de glúcidos formados por la condensación (unión) de dos azúcares monosacáridos iguales o distintos mediante un enlace O-glucosídico (con pérdida de una molécula de agua) pues se establece en forma de éter siendo un átomo de oxígeno el que une cada pareja de monosacáridos, mono o dicarbonílico, que además puede ser α o β en función del -OH hemiacetal o hemicetal.
Los principales disacáridos de interés biológico son los siguientes: Maltosa: Se encuentra libre de forma natural en la mal­ta, de donde recibe el nombre y forma parte de varios polisacáridos de reserva (almidón y glu­cógeno), de los que se obtiene por hidrólisis.
Los disacáridos (sucrosa, lactosa y maltosa) se 'rompen' en sus monosacáridos constituyentes gracias a enzimas denominadas disacaridasas para ser absorbidos directamente en sangre.
Dicho de otra forma, si el enlace O-glucosídico es monocarbonílico el disacárido resultante será reductor (maltosa, celobiosa, etc.), mientras que si el enlace O-glicosídico es dicarbónílico el disacárido resultante será no reductor (sacarosa, trehalosa). La fórmula empírica de los disacáridos es C 12 H 22 O 11.
Los carbohidratos pueden ser caracterizados por su estructura y por el número de moléculas de azúcar que posean, de esta forma se tienen los monosacáridos (ejemplos son la glucosa, fructosa, galactosa), los disacáridos (la sacarosa o azúcar común de mesa, la lactosa y la maltosa) o polisacáridos.
Entre las numerosas enzimas que digieren esos polímeros figuran la peptidasa que digiere proteínas en aminoácidos, las glicosil hidrolasas que digieren polisacáridos en disacáridos y monosacáridos y las lipasas que digieren los triglicéridos en ácidos grasos y glicerol.
Los carbohidratos monosacáridos y disacáridos son denominados desde el punto de vista nutricional como carbohidratos simples. Los carbohidratos polisacáridos son considerados por el contrario carbohidratos complejos, tales son el almidón, la dextrina, etc.
Los disacáridos más comunes son: Sacarosa: formada por la unión de una glucosa y una fructosa. A la sacarosa se le llama también azúcar común.
Los disacáridos son glúcidos formados por dos moléculas de monosacáridos y, por tanto, al hidrolizarse producen dos monosacáridos libres.
La unión de dos moléculas de D-glucopiranosa mediante enlace α-glucosídico da lugar a la maltosa y a la isomaltosa, disacáridos que son la base de los polisacáridos glucógeno (reserva energética propia de animales y hongos) y almidón (reserva típica de los vegetales y muchas algas).