dionisia

dionisia

(Del gr. dionysias < Dionysos, dios del vino.)
s. f. HISTORIA, MITOLOGÍA Piedra que, según los antiguos, podía dar al agua el sabor del vino y ser remedio contra la embriaguez.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

dionisia

 
f. Piedra que, según los ant., podía dar sabor de vino al agua y ser un remedio contra la embriaguez.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

dionisia

Denise
Ejemplos ?
doña Juana Josefa de Prado y Velasco). 31 Don Gabriel de Oviedo (c.c. doña Dionisia Santiago Calderón). 32 Don Baltasar Carrillo de Albornoz (c.c.
La mayor, Dionisia, venía del cuarto de la madre enferma, trayendo una taza de caldo vacía ya; la menor, Germana, de la cocina, de calentar por sus manos un parche cáustico.
En 1814 di boletos de manumisión a mis esclavos María de los Santos Carrera y a un negro que me fue regalado por el obispo Guerrero, cuyo nombre no recuerdo por ahora: para su mayor firmeza lo declaro en este testamento, y si necesario fuere la doy de nuevo, mandando que desde la fecha de dichos boletos se tengan por libres; como igualmente desde la presente a Dionisia Blanco...
La penosa y quebrantadora faena de enfermeras, la vigilia y las inquietudes habían empalidecido y ajado sus caras graciosas, donde esplendía, antes, fresca y atractiva, la «belleza del diablo». -¿Cómo queda ahora? -preguntó Dionisia. -Me parece que peor...
Prieto 39 Don Pedro Donoso 40 Don José Antonio Bravo 41 Don Faustino de la Cruz 42 Don Pedro Vergara 43 Don Antonio Fernández 44 Don Juan Albano 45 Doña Rita Cruz, viuda 46 Don Anselmo de la Cruz 47 Doña Josefa Toledo, viuda 48 Don Manuel Vergara 49 Don Juan Toledo 50 Don Domingo Paíz ESPAÑOLES 51 Antonio Soloaga 52 Juan Berríos 53 Nicolasa Poblete 54 Mónica Olave 55 José María Ruiz 56 Mercedes Guerrero 57 Rosa Yáñez 58 José Antonio Durán 59 Josefa Lezana 60 Rosa Lezana 61 Dionisia Ramírez 62 Josefina Morales 63 Juan José del Moral 64 Juan de Rojas 65 José Torres 66 Lorenzo Rojas 67 Juan Palacios 68 Juan Bta.
-Oye, Dionisia -suplicó Germana, con voz rota por la emoción-: coge, sin que mamá te vea, todo el dinero que tenga ella en su armario...
Era tardío el encargo, Dionisia y Germana, abrazadas, se mojaban recíprocamente los rostros con el llanto ardiente y salado de las grandes amarguras...
La primera en dominarse fue la menor; arrastró fuera de la habitación a la mayor y la llevó hacia una salita amueblada con cierto lujo, reliquia del bienestar antiguo. -¿Qué va a ser de nosotras? -tartamudeó hipando aún Dionisia. -Trabajaremos -decidió Germana prontamente-.
-¿Prefieres pedir limosna? La energía sugestiona, la resolución fascina. Dionisia se apoderó de la cantidad, y los trajes empezaron a surgir.
Así nace una gama de autores de libros de texto de todas las asignaturas que se impartían en las escuelas de la primera mitad del siglo XX, como Luis Hidalgo Monroy, Daniel Delgadillo, Dionisia Zamora, Macedonio Navas, Valentín Zamora Orozco y muchos más.
En la época de sus primeras impresiones, 1960, la ideología estatal representada por Adolfo López Mateos y sus colaboradores se ve proyectada en tales primeros libros gratuitos que avalan intelectuales de la talla de Martín Luis Guzmán, Agustín Yáñez, Arturo Arnaiz y Freg, José Gorostiza, Gregorio López y Fuentes, Soledad Anaya Solórzano, Dionisia Zamora y otros que representan la depuración de los ideales emanados de la Revolución Mexicana, quienes ven en los libros la cristalización de una educación democrática, laica y mexicanista.
La fiebre de la inspiración hacía que Germana ni tuviese tiempo de notar que su madre empeoraba. Dionisia, desesperanzada y temblona, lloraba por los rincones.