diezmo


También se encuentra en: Sinónimos.

diezmo

(Del lat. decimum.)
1. s. m. HISTORIA Prestación en ganado y fruto que se hacía a la iglesia, consistente en una décima parte del producto bruto de la cosecha.
2. HISTORIA Derecho que se pagaba al rey consistente en la décima parte de las mercaderías que llegaban a los puertos y pasaban de un reino a otro.

diezmo

 
m. Derecho del diez por ciento que se pagaba al rey, del valor de las mercancías que se traficaban.
Parte de los frutos, o del lucro adquirido, gralte. la décima, que pagaban los fieles a la Iglesia.
Sinónimos
Traducciones

diezmo

tithe, dime

diezmo

10°, decimo

diezmo

dîme

diezmo

десятина

diezmo

Dízimo

diezmo

Dziesięcina

diezmo

Десятък

diezmo

Desátek

diezmo

tiende

diezmo

십일조

diezmo

tiondet

diezmo

SMtithe
Ejemplos ?
Este previlegio confirmo vuesa real magestad, e despues de pasados algunso años, despues de la confirmaçion, a sido servido mandar dar su provision real para que los vezinos de la dicha çiudad Villena, sin enbargo del dicho previllegio, paguen derecho de diezmo de los lienços e paños e xabones, sedas, drogerias, de lo que pasaren de un rreyno en otro.
23 Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para hacer habitar allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino, y de tu aceite, y los primerizos de tus manadas, y de tus ganados, para que aprendas á temer á Jehová tu Dios todos los días.
6ª Que siendo contra el mismo derecho, y contra el natural, entrar a sangre y fuego en las poblaciones, o asignar por diezmo o quinto personas del pueblo para el degüello, en que se confunden inocentes y culpados, nadie se atreva, bajo de severas penas, a cometer este atentado horroroso, que tanto deshonra a una nación cristiana, y de buena legislación.
Chocó al forastero que el décimo, en lugar de seguir el camino de los anteriores, cayese en un rincón de la bodega, que se había aseado antes con el mayor esmero; y preguntando a don Silvestre, supo que aquel garrote de panojas, tal vez el más repleto de todos y el de las más gordas, era el primero del diezmo que pagaba a la Iglesia de Dios.
Y aún hacía más el mayorazgo: junto a la pila de panojas formada con los coloños del diezmo, había otras varias más pequeñas, hechas a costa de las nueve partes que a él le quedaban libres; porque de cada coloño que subía al desván, dejaba tres panojas para las ánimas del purgatorio; dos para alumbrar a San Antonio, patrono del ganado; seis para San Roque, abogado de la peste; seis para San Pedro, patrono del lugar, y otras seis para los pobres del vecindario que careciesen de semilla en la época de siembra.
Junto a esta petición fue otra relativa a los impuestos Reales: pedían las ciudades de Zamora, Loja, Cuenca y el Asiento de Minas de Zaruma se les prorrogase el diezmo de oro, en lugar del quinto por otros quince años.
El 14 de Abril del mismo año, dio su parecer la Real Audiencia de Quito. En él se apoyaban las dos peticiones de los vecinos de Zaruma, relativas a los esclavos y al cobro del diezmo.
No hay en toda la ciudad, le respondió el mercader, negociante ninguno algo conocido, que no hubiese venido á traeros el bolsillo; mas quando os han dicho que os he vendido lo que en mi tienda habeis comprado el quadruplo de su valor, os han engañado, porque os lo he vendido diez veces mas de lo que ello vale; y esto es tan cierto, que si dentro de un mes os quereis deshacer de ello, no os darán ni el diezmo: y no hay empero cosa mas conforme á razon, porque siendo el antojo de los hombres lo que da valor á estas fruslerías, ese mismo antojo da de comer á cien obreros que empleo yo, y á mí me da una casa bien puesta, un buen coche, y buenos caballos.
Quanto de mi te diçen todo es grant verdat, Non te diçen el diezmo de la mi malveztat: Sennor por Dios te sea e por la caridat, Non cates a mi merito, mas cata tu bondat.
¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del aneto y del comino, y descuidáis lo más importante de la Ley: la justicia, la misericordia y la fe!
En resolución, esta gente pasa su vida tirando como curas, el diezmo de las flores; hácense leones con los corderos y corderos con los leones; traen el hábito que los accionistas de la valentía; ampáranse de embajadores, sagrado y boca de lobo de malhechores.
El obispo don Jherónimo caboso coronado quando es farto de lidiar con amas las sus manos non tiene en cuenta los moros que ha matados; lo que caíe a él mucho era sobejano. Mío Çid don Rodrigo el que en buen ora nascó de toda la su quinta el diezmo l’ a mandado.