dictador


También se encuentra en: Sinónimos.

dictador, a

(Del lat. dictator.)
1. s. POLÍTICA Persona que asume todos o los principales poderes en un estado ejerciéndolos al margen las leyes.
2. s. m. HISTORIA Magistrado supremo entre los antiguos romanos, nombrado por el senado en los tiempos peligrosos de la república para que mandase como soberano.
3. Persona que abusa de su autoridad. tirano

dictador

 
m. hist. y polít. Magistrado supremo y extraordinario nombrado en la antigua Roma en circunstancias difíciles e investido de poderes excepcionales.
polít. En los estados modernos, el que recibe o se arroga el derecho de asumir todos los poderes.

dictador, -ra

(dikta'ðoɾ, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
1. demócrata gobernante que ejerce todos los poderes del Estado sin someterse a las leyes La mayoría de los dictadores llegan al poder por golpes de estado.
2. persona que abusa de su autoridad y poder Los padres pueden ser dictadores con sus hijos.
Sinónimos

dictador

, dictadora
Traducciones

dictador

dictator

dictador

dictateur

dictador

dittatore

dictador

diktátor

dictador

diktator

dictador

Diktator

dictador

diktaattori

dictador

diktator

dictador

独裁者

dictador

독재자

dictador

dictator

dictador

diktator

dictador

dyktator

dictador

ditador

dictador

diktator

dictador

ผู้เผด็จการ

dictador

diktatör

dictador

nhà độc tài

dictador

独裁, 独裁者

dictador

диктатор

dictador

獨裁者

dictador

SM/Fdictator
Ejemplos ?
No concebíamos cómo era posible que Inglaterra, un país que había tenido que soportar los primeros bombardeos masivos durante la Segunda Guerra Mundial, un país que se ganó las simpatías y la admiración del mundo por su resistencia frente a los ataques de la aviación alemana, un país que vio tantas manzanas de casas destruidas en Londres y en Coventry, un país que vio tantos niños y mujeres víctimas de los criminales bombardeos, permitiese tranquilamente que las fábricas de armas inglesas abasteciesen a un dictador sanguinario y cruel, precisamente en los días finales de su régimen.
Por eso, aunque tengo mucho que trabajar, aunque tengo muchas cosas que hacer, aunque tengo el deseo de hacer muchas cosas por mi patria —porque no soy el gobierno, pero soy el que impulsa, impulso leyes revolucionarias, como estoy impulsando hoy la reforma agraria y como habré de impulsar muchas leyes revolucionarias, porque esa es mi misión, no dar órdenes, no mandar; ¡no!, yo no soy un dictador: yo soy un hombre que le hablo al pueblo, yo soy un hombre que defiendo una tesis y la llevo adelante con el pueblo, con la palabra, con la razón.
¡No se está allí ni tres días! La cuestión es que al dictador todo se lo soportaban. Al gobierno democrático, revolucionario, que respeta todos los derechos —y que los respeta no porque esté débil, sino por convicción—, ¡ah!, le sacan los ojos, ¡le sacan los ojos!
Levantó al pueblo quien puso diadema en su estatua. Amotinó a Bruto Casio con decir que se juntaban en el Senado para hacerle rey, siendo dictador.
Mexicanos: Cuando creímos que la defección del Ejército Federal acaudillado por el General Félix Díaz era para bien de la patria y de los ideales de la Revolución, palpitantes en vuestro espíritu, alimentamos la esperanza de que la paz se restablecería bajo las bases de la Reforma Política y Agraria proclamada desde 1910, y que el triunfo sería radical y efectivo, no en los hombres, sino en los principios pero desgraciadamente los que desertaron de las filas del Dictador Madero, para volver las armas contra él, no han tenido otra bandera que la criminal intención de dar un sangriento cuartelazo en la Capital de la República, para adueñarse del poder y burlar una vez más a la Revolución y a las nobles aspiraciones del pueblo mexicano.
Entre las disposiciones adoptadas por el Dictador, tal vez la más importante de todas, fue la orden impartida al ministro de marina capitán de navío Villar, para destruir los gruesos cañones de las baterías del Callao y para hundir los buques que le quedaban al Perú de su escuadra.
La orden impartida por el Dictador, fue en el acto trasmitida al Prefecto del Callao, capitán de navío Astete, marino valeroso, caballeresco y hombre de acción que en aquellas horas de desastre reveló cualidades superiores.
El actual Presidente Ernesto Zedillo Ponce de León es un muchacho de la clase media que ganó una beca para estudiar en la Universidad de Yale y obtuvo el Doctorado en Economía, el Primer Mandatario es demócrata y no es un dictador.
Me duele cuando en la prensa extranjera se dice “el régimen de Castro”, porque yo no soy ni hombre fuerte, ni dictador, ni soy un mandón, ni estoy dando órdenes aquí (APLAUSOS).
¿Es por ventura infeliz Rutilio porque los que le condenaron serán en todos los siglos condenados, y porque sufrió con mayor igualdad de ánimo el ser quitado a la patria, que el serle alzado el destierro, y porque él solo negó alguna cosa al dictador Sila?
Sobrescribían sus simulacros con estas palabras: César rey, para que, llamándoselo el pueblo, que lo leía, le publicase tirano y no dictador.
Los chilenos no eran, sin embargo, todavía dueños de la situación y así lo demostró el hecho de que no avanzaran en el acto sobre Lima ni llevaran su ofensiva sobre los cuerpos que formaban el ala izquierda peruana, que permanecían en línea de batalla. El dictador Piérola dispuso de algunas horas para dictar sobre el mismo campo de batalla una serie de disposiciones urgentes.