diabólico

(redireccionado de diabólica)
También se encuentra en: Sinónimos.

diabólico, a

(Del lat. diabolicus < gr. diabolikos.)
1. adj. Del diablo.
2. coloquial Que es astuto o que tiene alguna propiedad que se atribuye al diablo el asesino tenía planes diabólicos. perverso
3. coloquial Que es muy difícil e intrincado tardé horas en resolver ese problema diabólico. enrevesado

diabólico, -ca

 
adj. Relativo al diablo.
fig. y fam.Excesivamente malo.
fig.Enrevesado, muy difícil.

diabólico, -ca

(dja'βoliko, -ka)
abreviación
1. angélico que está relacionado con el diablo secta diabólica
2. bondadoso que es muy cruel o maligno ideas diabólicas
3. que es muy complicado problema diabólico
Sinónimos

diabólico

, diabólica
Traducciones

diabólico

diabolisch

diabólico

diabolique

diabólico

diabólico

diabólico

الشيطانية

diabólico

djævelske

diabólico

djävulsk

diabólico

ADJ [palabras, rito] → diabolic, satanic; (= malvado) → diabolical; (= muy difícil) → fiendishly difficult
tiene una escritura diabólicahis writing is fiendishly hard to understand
Ejemplos ?
Solo cuando Nataniel afirmaba que Coppelius era el principio maligno que se había apoderado de él en el momento en que se escondió tras la cortina para observarle, y que aquel demonio enemigo turbaría su dichoso amor, Clara decía seriamente: ―Sí, Nataniel, tienes razón, Coppelius es un principio maligno y enemigo, puede actuar de forma espantosa, como una fuerza diabólica que se introduce visiblemente en tu vida, pero solo si no lo destierras de tu pensamiento y de tu alma.
Se trata de acontecimientos tan extraordinarios que apenas puedo creer que hayan sucedido. Fui, durante más de tres años, el juguete de una ilusión singular y diabólica.
Luego, cogió el libro del gran Alberto comentado por Cornelio Agripa y el abad Trithème, lo abrió por el capítulo de los «Combates singulares», y para convencer aún más a Eustaquio de que su operación no tenía nada de diabólica, le dijo que podía seguir rezando sus oraciones sin temor de que ello fuera un obstáculo.
Usted es como muchos que tienen la diabólica manía de empezar siempre por poner obstáculos a todo lo bueno, y el que pueda que los venza.
Ya se extendían los brazos del signo de nuestra redención, ya comenzaba a formarse la cabecera, cuando la diabólica y encendida masa se retorcía de nuevo como una convulsión espantosa y, rodeándose al cuerpo de los desgraciados que pugnaban por desasirse de sus abrazos de muerte, se enroscaba en anillos como una culebra o se contraía en zigzag como un relámpago.
— ¡Je, je, je! —decía, riéndose de una manera extraña y diabólica—. ¿Con que a mi Sara, al orgullo de la tribu, al báculo en que se apoya mi vejez, piensa arrebatármela un perro cristiano?
Si uno tenía buenos pensamientos, aparecía en el espejo con una sonrisa diabólica, y el peor de todos los duendes se reía satisfecho de su astuta invención.
Sus ojos de fulgores bestiales brillaron; su cara cicatrizada adoptó una mueca diabólica; sus manos crispadas se elevaron dispuestas al ataque y...
¡Vaya una aprensión diabólica!» Dice el padre: «El capellán, que es doctísima persona, me tiene continuamente conversaciones sabrosas.» Dice el hijo: «¡Si al menos hubiera una buena moza a quien decir cuatro flores!...
A través de ellos, de lejos se alcanzan tumultuosas las sombras de los que danzan ir pasando unas tras otras, una ilusión produciendo tan fantástica y diabólica, que desvanece los ojos y el corazón acongoja.
Ansiosos las tientan todos una vez y otra vez y otras; mas siempre en vano, el mancebo va tan certero que asombra. En fin, don Juan, satisfecho de fortuna tan dichosa, se alzó, asomando a sus labios una sonrisa diabólica.
Pero lo que más le horrorizaba era cierta especie de diabólica relación psíquica que parecía haberse establecido entre él y aquel horror que se agitaba en la aguja distante, aquella bestia monstruosa de la noche que su temeridad había hecho surgir de los tenebrosos abismos del caos.