devaluación

(redireccionado de devaluaciones)
También se encuentra en: Sinónimos.

devaluación

1. s. f. ECONOMÍA Disminución del valor de una moneda respecto de otra la devaluación del dólar. depreciación
2. Disminución o pérdida del valor de una cosa. depreciación
3. ECONOMÍA Técnica que consiste en disminuir la cantidad de oro legal para ajustar el valor de la moneda a una nueva situación provocada por un alza anterior en los precios.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

devaluación

 
f. Acción y efecto de devaluar.
econ. En un sistema de tipos de cambio fijo, disminución concertada del valor de una moneda con respecto al resto.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

devaluación

(deβalwa'θjon)
sustantivo femenino
pérdida del valor de la moneda o de otro bien devaluación del peso
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

devaluación

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

devaluación

devalvace

devaluación

devaluering

devaluación

Entwertung

devaluación

υποτίμηση

devaluación

devalvaatio

devaluación

dévaluation

devaluación

devalvacija

devaluación

平価切下げ

devaluación

평가절하

devaluación

waardevermindering

devaluación

devaluering

devaluación

dewaluacja

devaluación

desvalorização

devaluación

devalvering

devaluación

การลดค่าเงิน

devaluación

devalüasyon

devaluación

sự mất giá

devaluación

贬值

devaluación

девалвация

devaluación

SFdevaluation
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Se me hace que son acciones de una guerrilla neorrevolucionaria para desestabilizar los capitales y provocar una cascada de devaluaciones.
Yo sabía que las devaluaciones traumáticas habían tenido siempre un impacto muy grande sobre la economía y la política, pero ante todo en la vida cotidiana del pueblo.
Ha sido tesis generalizada la que considera que un país en proceso de desarrollo, como el nuestro, no puede acelerar ese proceso sin caer en pérdida de la reserva y en devaluaciones monetarias.
La nueva política: culpar al pasado Entre el día de la segunda devaluación del peso (22 de diciembre) y el2 de enero siguiente, el país quedó sin reservas internacionales, sin el programa de estabilización iniciado en 1987, con dos devaluaciones de su moneda, sin ninguna explicación de lo ocurrido y sin ningún paquete económico que fijara el rumbo de la política a seguir.
En dicho Informe el Banco de México afirmó: Se ha mencionado con gran insistencia que el déficit de la cuenta corriente y la apreciación del tipo de cambio real fueron los principales causantes de las devaluaciones de diciembre pasado...
Todo esto, aunado al retraso de un programa económico ya la falta de rumbo, permitió que poco a poco se institucionalizaran los perniciosos efectos de las devaluaciones: inflación creciente, desplome de los salarios reales y de la actividad económica, explosión en las tasas de interés, aumento en la cartera vencida, quiebra de empresas y del patrimonio de las familias, amenazas generalizadas de moratorias de pagos a la banca comercial.
… A finales de la década de los sesentas, invadieron la escena internacional, fenómenos desconocidos para los selectos grupos dominantes de las superpotencias; pero ancestralmente sufridos por los países pobres y explotados: falta de alimentos, ausencia de materias primas y escasez de energéticos; se aceleró la espiral inflacionaria y se precipitaron las devaluaciones competitivas; llegó a su término la expansión sin precedente, que la economía mundial había gozado desde la última guerra.
Fue grande el enojo de los inversionistas institucionales de México y del exterior, quienes por razones regulatorias debían presentar su corte y valuación de posiciones precisamente el día 31 de diciembre de cada año; las dos devaluaciones, por lo tanto, los obligaron a castigar sin remedio sus portafolios (lo cual también castigó los bonos de actuación de los traders).
Pero también para referirme un poco al otro pilar, al otro gran pilar de todo este modelo de cambio que ha sido, valga la redundancia, el tipo de cambio producto de flotación administrada y su pretendida pérdida de competitividad desde algunos sectores que empujan devaluaciones que ya sabemos a quiénes sirven y también sabemos a quiénes perjudican y que, por lo tanto, no vamos a someternos a presiones de ninguna naturaleza que distorsionen el modelo.
Las expectativas inflacionarias y devaluatorias motivadas por la propia devaluación, llevaron a nuestra moneda a niveles de excesiva subvaluación que a la vez indujeron a los profesionales que convierten la desconfianza en catástrofe en la que medran, a predecir otras devaluaciones más y seguir apostando contra nuestro peso y nuestro país.
Pero cuando la Presidenta del Brasil – sexta economía del mundo, séptima economía del mundo- tiene la misma visión y dice que durante 20 años el Fondo Monetario Internacional hundió la política de Brasil con devaluaciones...
(Aplausos.) No es cierto, por tanto, que la causa de nuestra crisis sea tan sólo la carencia de solidaridad de quienes exportaron recursos al extranjero; esa puede ser una de tantas causas que convergió al fenómeno final y que bien analizada tiene dos vertientes: La de los funcionarios públicos o sus allegados que supieron a tiempo de las devaluaciones y que especularon con inmensas fortunas propias o ajenas...