detestable


También se encuentra en: Sinónimos.

detestable

adj. Que no se puede tolerar o aguantar me parece una persona detestable, no sólo por su aspecto sino por sus rudas costumbres. odioso, abominable, execrable
Sinónimos
Traducciones

detestable

بَغِيضٌ

detestable

odporný

detestable

modbydelig

detestable

abscheulich

detestable

vastenmielinen

detestable

odieux

detestable

odbojan

detestable

気にさわる

detestable

불쾌한

detestable

aanstootgevend

detestable

avskyelig

detestable

przykry

detestable

antipático

detestable

outhärdlig

detestable

น่ารังเกียจ

detestable

iğrenç

detestable

rất khó chịu

detestable

不愉快的, 可恨

detestable

可恨

detestable

ADJ [persona] → hateful; [costumbre] → detestable; [sabor, tiempo] → foul
Ejemplos ?
Nunca he sido un cobarde. Para dejar el cargo antes de que finalice mi mandato es detestable para todos los instintos de mi cuerpo .
Alonso III de Aragón, en pena del detestable fratricidio que cometió por heredar el condado de Urgel, castigando Dios su pecado con permitir que se le quitase la corona que de derecho le tocaba, siendo el primer rey que, descendiendo por línea femenina, ha sucedido, viendo la injuria hecha a, la Divina Providencia, transportando a la plaza de esta capital el rey nuestro señor aclamado como legítimo sucesor por casi todos los potentados de Europa.
Gobernaba a la sazón aquella ciudad y su jurisdicción Alonso Cobos, enemigo declarado de Fajardo, que apenas supo su venida le convidó a que viniese a verle, y luego que le tuvo asegurado en su casa le hizo ahorcar en el cepo en que estaba preso, ayudando Cobos con sus manos a consumar esta horrible perfidia, para que su memoria fuese tan detestable a la posteridad, como sensible la suerte del intrépido Fajardo.
Él se esmeró en el guiso, pero el Arzobispo le halló tan detestable, que mandó despedir al cocinero e hizo que el mayordomo tomase otro.
Pues las personas no andan en cueros vivos, por poca vergüenza que tengan, ni con esas ropas menores ceñidas al cuerpo. Si alguna estatua me gusta es la de Mendizábal. -¡Ilustre patricio y estatua detestable! -exclamó el marido.
-¡No estrecharé la mano de nadie -continuó, ahogando un sollozo y resoplando como un hombre que se ahoga hasta que haya hecho trizas a esa detestable...
«Buen principio de semana cuando el lunes ahorcan», decía con detestable humor y satírico énfasis el almacenista de pianos Ardiosa, a matar con la Empresa y la compañía por ciertas quisquillas relacionadas con la organización de la orquesta...; y los defensores del empresario protestaban: «Hombre, bien; ya sabemos que hoy toca este cuarteto...
Hay que convenir que las señoras -observó míster Chillip temerosamente- tienen un gran espíritu de observación. -Supongo que habrán querido someterla o romperla en su detestable molde, ¿que el Cielo la ayude!, y lo habrán conseguido --dije.
Si político fueras, con el toro español no te metieras; pero infame, ambicioso, pudiendo ser amado, y con reposo recordando tu infancia, disfrutar el honor que te dio Francia, te metes á torero y saqueando rediles, bandolero, sangriento, abominable, á los pueblos te tomas detestable.
Dicen que para llegar a Roma hay muchos caminos, y nosotros hemos ideado también nuestro camino para solucionar este problema (APLAUSOS), problema que vamos a resolver junto con otros, que vamos a resolver junto con el problema del juego, que era otra lacra social, otra explotación inmoral, desvergonzada por parte del Estado, porque ante la realidad de que existía el vicio del juego —vicio detestable y dañino en todos los órdenes porque el hombre cifra sus esperanzas de mejorar no en el trabajo sino en el azar, vicio que va no solo contra la economía sino también contra el carácter del ciudadano—, el Estado, lejos de adoptar alguna medida para ponerle fin, lo que hacía era fomentarlo y explotarlo.
¿Conoceráse el ser bienes si no los diere sino a los varones buenos, y ser males si no los diere sino a los malos? La ceguera fuera detestable si ninguno perdiera la vista sino aquel que mereciese le fuesen sacados los ojos.
Que nadie le haya dicho que durante los días en que estuvo fuera del país, yo cometí la traición más detestable, ignominiosa y putrefacta de mi vida.