Ejemplos ?
Bonaparte había necesitado de él para disolver la Constituyente republicana, poner por obra la expedición contra Roma y destrozar el partido democrático.
Vaya un ejemplo reciente, el veto inmoral del gobierno de los Estados Unidos, permitió libremente a las fuerzas israelíes destrozar el Líbano en el rostro, delante de todos nosotros, evitando una resolución en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
Levántase de la mesa, retira trapos y cañas y sale un individuo medio asfixiado. Vivamente indignado ante tal ultraje púsose a gritar:—¡Una espada, por favor, una espada; voy a destrozar a este miserable!
Mi ardiente libertad en jubileo habrá de destrozar a los perjuros que trataron de imponerme los oscuros sentimientos que tramaba su deseo.
seguidores fieles de estrellas Berenices, en pos de extraterrestres evangelios de banderas anarquistas, –religadores fuegos de distinta misa– tras la lucha joven de esfumar penumbras, destrozar las sombras y alumbrar tinieblas eclosionándolas luz...
Viendo que pasaba la mañana y que no les era entregado el brigante, empezaron los invasores a hacinar leña alrededor de las paredes de la iglesia y a destrozar la sillería del coro para combustible.
Fracasados todos los ensayos desde la Junta de Reformas Sociales hasta los Comités Paritarios, se pretende ensayar una nueva modalidad, que como las anteriores, sólo tiende a destrozar el valor de los Sindicatos de trabajadores como valuarte de combate.
Sufrimos la más larga y una de las peores inflaciones sostenidas de nuestras decisiones económicas, penaliza el ahorro y quiebra a los esforzados jóvenes y a los jubilados por igual. Amenaza con destrozar las vidas de millones de nuestra gente.
Hay momentos en nuestra vida en que tenemos necesidad de ser canallas, de ensuciarnos hasta adentro, de hacer alguna infamia, yo qué sé... de destrozar para siempre la vida de un hombre...
Si el destino funesto El denso velo destrozar pudiera Que la profunda eternidad te esconde, Más, joven infeliz, más te valiera Ver a tu amante en brazos de tu amigo Y ambos a dos el solapada acero Clavar en tus entrañas, Y reír a tu grito lastimero Y, sin poder, morir, sediento y flaco, Agonizar un siglo, ¡un siglo entero!
La de Rojas se sentía a su pesar exaltada; la música y la presencia tan cercana de aquel hombre la tenían en tal estado, que necesitaba, o marcharse a llorar a solas sin saber por qué, o hablar mucho y destrozar el alma con lo que dijera y atormentarse a sí propia diciendo cosas que no sentía, despreciando lo digno de amor...
Ello es que se extendió acta de lo ocurrido, en la que después de citar a los santos padres, de recurrir a los breves secretos de Paulo III y otros pontífices, y de destrozar los cánones, fue aprobada la conducta del que no se paró en pollas ni en panecillos, con tal de sacar avante lo que se llama fueros y dignidad de la Iglesia de Cristo.