destroza

Búsquedas relacionadas con destroza: destrozar, dextrosa
Traducciones

destroza

shatter
Ejemplos ?
¿Para qué? ¿Para qué?) Y aunque se destroza diariamente y se conmueve, y se agita y explota en fragmentos doloridos, no sabe a dónde va...
Y sus tostadas mejillas, su mirada melancólica, la voz que del pecho arranca ronquecida y fatigosa, bien a las claras demuestran el dolor que le destroza el corazón, donde hierven sus penas harto recónditas.
¿Cuando la envidia, que aún las tumbas hoza, con torvos ojos pálida le espía; y sus entrañas a traición destroza, y escarnece el dolor de su agonía?
Sabe, Genaro, que el infame viejo, no satisfecho con gozar mi herencia que administra sin tino y sin consejo, aún tiene la insolencia de ofrecerme un amor que me destroza las entrañas de rabia y de pavura; y paga mis desaires con usura, y en mis pesares con furor se goza.
La resignación llora en la triste sombra del gineceo; el fanatismo destroza inútilmente sus rodillas ante la pena de los mitos insensibles, pero la mujer fuerte, la compañera solidaria del hombre, se rebela; no adormece a sus hijos con místicas salmodias, no cuelga al pecho de su esposo ridículos amuletos, no detiene en la red de sus caricias al prometido de sus amores; viril, resuelta, espléndida y hermosa, arrulla a sus pequeños con cantos de marsellesa, prende en el corazón de su esposo el talismán del deber y al amante le impulsa al combate, le enseña con el ejemplo a ser digno, a ser grande, a ser héroe.
El tejado va a ser una criba; cada envión que recibe mi choza, yo no sé cómo no la destroza; a tamaña batalla no es mucho que retiemble, y que toda se cimbre, cual si fuese de lienzo o de mimbre...
Por el que en mirar se goza su puñal de sangre rojo, buscando el rico despojo, o la venganza crüel; y por el que en vil libelo destroza una fama pura, y en la aleve mordedura escupe asquerosa hiel.
La guerra civil es algo demasiado duro, demasiado profundo, marca demasiado a un pueblo, cierra las expectativas de convivencia durante largos años, destroza la economía de un país.
Al atardecer me paseo por los alrededores de casa con míster Larkins, aunque me destroza el corazón ver a los oficiales que entran en ella y oírles en el salón donde miss Larkins está tocando el harpa.
Y también es verdad que si hay un día que el alma en paz de venturanza goza entre el rudo estertor de la agonía, lucha en vano después y se destroza.
Lurcanio al rey Sobrino halla delante; Reinaldo una facción embiste entera, y con fortuna y con virtud bien nota, la abre, destroza, arruina y pone en rota.
Cae el animal de sangrándose, patas arriba, y deja caer a su jinete. Rápido como el rayo ataca el jabalí al caído caballero, destroza sus vestiduras y luego a él, al intentar levantarse.