destierro


También se encuentra en: Sinónimos.

destierro

1. s. m. Acción y resultado de desterrar o desterrarse el suyo fue un destierro voluntario.
2. DERECHO Pena que consiste en expulsar a una persona de un lugar o territorio le cayó una pena de destierro.
3. Lugar donde vive una persona que ha sido desterrada.
4. Lugar alejado o de difícil acceso al final no compraron el piso porque estaba en el destierro y mal comunicado.

destierro

 
m. Pena de la persona desterrada.
Efecto de estar desterrada una persona.
Residencia del desterrado.
fig.Lugar muy distante.

destierro

(des'tjero)
sustantivo masculino
1. derecho pena o condena que consiste en echar a una persona del lugar en el que vive Lo condenaron al destierro en una provincia remota.
2. incorporación abandono de una costumbre, un sentimiento o una ideología el destierro de la tristeza
3. lugar o tiempo en que vive una persona que ha sido expulsada de su patria En el destierro, el poeta escribió sus poemas más comprometidos.
Sinónimos

destierro

sustantivo masculino
exilio, ostracismo, extrañamiento, proscripción, confinamiento*, relegación, deportación, expatriación, extradición.
Exilio, ostracismo y extrañamiento son literarios. Destierro es la voz corriente, usada también en la terminología forense; proscripción es forense y tiene el mismo sentido. Confinamiento y relegación se diferencian de los anteriores en que circunscriben la vida del penado a un área determinada del territorio nacional. La deportación es expulsión del territorio, si el deportado es extranjero; si es nacional, consiste en un traslado a un punto lejano. Desde años recientes, exilio designa esp. la situación del que vive emigrado de su país por motivos políticos.
Traducciones

destierro

exile

destierro

bannissement, exil

destierro

banimento

destierro

Exil

destierro

ballingschap

destierro

المنفى

destierro

εξορία

destierro

流亡

destierro

流亡

destierro

eksil

destierro

גלות

destierro

망명

destierro

exil

destierro

เนรเทศ

destierro

SM
1. (= exilio) → exile, banishment
vivir en el destierroto live in exile
2. (= lugar alejado) → remote spot
Ejemplos ?
En Mucio experimentó el fuego, en Fabricio la pobreza, en Rutilio el destierro, en Régulo los tormentos, en Sócrates el veneno, y en Catón la muerte.
Victor Hugo, implacable fustigador de Napoleón III desde su destierro de Guernesey; Victor Hugo, el poeta inmenso y el patriota abnegado, fue también acusado de traición por parte de Napoleón, el Pequeño, y sus secuaces, que preparaban para Francia la humillación y la derrota de Sedan.
Por eso añadió: "Que le parecía que iba el más desterrado en volver sin él, que Marcelo en quedar desterrado". ¡Oh, más dichoso Marcelo en aquel tiempo en que Bruto aprobó tu destierro, que en el que el pueblo romano aprobó tu consulado!
El ostracismo tuvo por virtud el desterrar la virtud en eminente grado. Era el destierro canonización; causábale el exceso del mérito: no temían la bondad, sino el séquito que merecía.
Conocido él, y, religioso, dijo: "Más quiero que con el destierro falte Roma a Scipión, que no que Scipión falte a Roma en el destierro".
¡Qué cosa más docta y providente que Junio Bruto, que, sabiendo no parecer que sabía, engañó la malicia del tirano; que supo abrigar su venganza con un delito tan participado en la honra de todos, como la fuerza que a Lucrecia hizo Tarquino, en la piedad de una muerte tan religiosamente dolorosa como la de Lucrecia; que no se detuvo en tratar levantamiento, sino que se levantó sin tratado y conjura; que usó del pueblo para el castigo, y no se fió del pueblo ni del Senado, antes obligó que el Senado y el pueblo fiasen de su determinación sus agravios; que no perdonó de la deposición y destierro a hijos ni mujer...
Y si es verdad que la Plaza no mostraba miras de ceder, también es verdad que cada nuevo día llegaban al “campamento de la Patria” como para estimular a su multitud desordenada – nuevas pruebas sintomáticas de la descomposición que en ella iba medrando: el destierro de habitantes, deserciones de defensores, difusión de enfermedades endémicas, establecimiento de ración de alimentos, empréstitos forzosos, etc.etc.
¿Es por ventura infeliz Rutilio porque los que le condenaron serán en todos los siglos condenados, y porque sufrió con mayor igualdad de ánimo el ser quitado a la patria, que el serle alzado el destierro, y porque él solo negó alguna cosa al dictador Sila?
Si en mi carrera por el mundo he logrado conservar para España esa esperanza de gloria, muero satisfecho, y cúmpleme decir con legítimo orgullo que en el destierro, en la desgracia, en la persecución, he gobernado a mi Patria más propiamente que los que se han ido pasando las riendas del Poder.
Digno es de traerse a la memoria y a la consideración la carta que en 24 de febrero de 1701 escribió la ciudad declarando que no admitiría otra réplica, ni representación, guando la ciudad representa la justicia y privilegio que tenía para no admitir por virrey al conde de Palma hasta hubiese jurado en aquella ciudad. No es de menor cuenta el destierro del embajador D.
Y siendo vuelto a llamar del destierro, no sólo no vino, sino antes se apartó más lejos, diciendo: «Vean esas cosas aquellos a quien en Roma tiene presos la felicidad: vean en la plaza y en el lago Servilio gran cantidad de sangre (que éste era el lugar donde en la confiscación de Sila despojaban): vean las cabezas de los senadores y la muchedumbre de homicidas que a cada paso se encuentran vagantes por la ciudad, y vean muchos millares de ciudadanos romanos despedazados en un mismo lugar, después de dada la fe, o por decir mejor, engañados con la misma fe.
Vean estas cosas los que no saben sufrir el destierro.» ¿Será más dichoso Sila, porque cuando baja al Tribunal le hacen plaza con las espadas, y porque consiente colgar las cabezas de los varones consulares, contándose el precio de las muertes por el tesoro y escrituras públicas, haciendo esto el mismo que promulgó la ley Cornelia?