desterrado

(redireccionado de desterrada)

desterrado, a

adj./ s. Que cumple destierro.

desterrado, -da

(deste'raðo, -ða)
abreviación
persona repatriado que cumple destierro El político desterrado vive en el extranjero.
Traducciones

desterrado

exile

desterrado

esule

desterrado

verbannt

desterrado

banni

desterrado

verbannen

desterrado

banido

desterrado

نفي

desterrado

放逐

desterrado

放逐

desterrado

/a SM/F (= exiliado) → exile
Ejemplos ?
¿Qué de bueno pueden reportar, en efecto, aquellos matrimonios de los que se halla ausente la religión cristiana, que es madre de todos los bienes, que nutre las más excelsas virtudes, que excita e impele a cuanto puede honrar a un ánimo generoso y noble? Desterrada y rechazada la religión, por consiguiente, sin otra defensa que la bien poco eficaz honestidad natural, los matrimonios tienen que caer necesariamente de nuevo en la esclavitud de la naturaleza viciada y de la peor tiranía de las pasiones.
Confesando, en fin, que la fe ha de subordinarse a la ciencia, a menudo y abiertamente censuran a la Iglesia, porque tercamente se niega a someter y acomodar sus dogmas a las opiniones filosóficas; por lo tanto, desterrada con este fin la teología antigua, pretenden introducir otra nueva que obedezca a los delirios de los filósofos.
Soy por tu causa la esposa más feliz y envidiable de la Grecia, y tú un portentoso y fidelísimo marido; tú eres el autor de mis desventuras, tú me obligas a huir de aquí desterrada, sin amigos, sola con mis hijos, también solos.
Con ambigua respuesta se tornaron; Mas al fin manifiesto vaticinio A Inaco ordenó que me arrojara De su casa y familia, y que vagase Yo desterrada hasta el confín del orbe, Y que, no obedeciendo, Zeus el rayo Contra nuestra progenie vibraría.
¡Oh hijos, hijos!, ya tenéis ciudad y casa, en la cual viviréis siempre sin vuestra mísera madre; yo iré desterrada a otro país, antes de recoger los frutos que habéis de dar y de veros felices; antes de casaros y de engalanar yo misma a vuestra esposa, y el tálamo nupcial, y de llevar las antorchas.
¡quién ama en la caída de las marchitas flores de su alma, cuando ya va diciéndonos la vida que la muerte dulcísima es la calma!... ¡Oh! tú que al melancólico Abasida, para cantar la desterrada palma, le hiciste desdeñar el reino moro. ¡Oh, musa del dolor!
¡Qué encantador espectáculo nos ofrece la inmensidad del cielo, cuando los inmortales bienaventurados realizan sus revoluciones llenando cada uno las funciones que les están encomendadas! Detrás de ellos marchan los que quieren y pueden servirles, porque en la corte celestial está desterrada la envidia.
Para mí no hay en esto la menor molestia; no dejas nunca de decir que Jasón es el peor de los hombres; pero en cuanto a tus injurias contra los príncipes, debes convenir conmigo en que no ganas poco siendo sólo desterrada.
Razón tiene para envidiarlo; que nunca ha producido el sentimiento de la desterrada familia de Adán melodía tan íntima y tierna, tan natural e inefable, como la queja infinita, como el suspiro eterno, como el ¡ay!
La muñeca salió, pues, desterrada y fue a parar a casa de una primita de nuestra heroína, a quien ésta se la confió, rogándole que la cuidase mucho, que hablase con ella y que la diese de comer.
Estrofa II Estrofa II ¡Oh patria y familia mía! Que jamás sea desterrada, teniendo que pasar la vida en la indigencia, víctima de los más miserables trabajos.
A esto salió el Corregidor, y juntos fueron en casa de la desdichada tercera, que al punto confesó la verdad de todo, entregando algunas de las joyas que le habían tocado de la partición y la cadena, que se volvió a don Diego, granjeando de la burla doscientos azotes por infamadora de mujeres principales y honradas, y más desterrada por seis años de la ciudad, no declarándose más el caso por la opinión de doña Inés, con que la dama quedó satisfecha en parte, y don Diego más perdido que antes, volviendo de nuevo a sus pretensiones, paseos y músicas, y esto con más confianza, pareciéndole que ya había menos que hacer, supuesto que la dama sabía su amor, no desesperando de la conquista, pues tenía caminado lo más.