despilfarrado

Búsquedas relacionadas con despilfarrado: despilfarrador, despilfarrar

despilfarrado, a

adj. Que viste con ropas andrajosas y rotas vestido con un gabán despilfarrado y unas botas de caucho. desharrapado
Traducciones

despilfarrado

extravagant, shabby, wasteful

despilfarrado

ADJ
1. (= derrochador) → extravagant, wasteful
2. (= desaseado) → ragged, shabby
Ejemplos ?
Prosiguió: -Allí tienes al hijo de Ber, enjuto como un perro, y loco como un camello cuando llega la primavera. Y también Alí, que ha despilfarrado en el Tremecén la hacienda de su padre...
¿He hecho alguna locura? ¿Cree usted que he despilfarrado su herencia?... ¿No era justo costear entierro mayor a aquella ilustre señora?
Con que se redujera un 50% de este gasto superfluo, absurdo, ramplón, y se invirtiera productivamente, el país crecería anualmente un 3% más, por lo bajo. ¿Podrán las clases que disponen del excedente económico persuadirse de la necesidad de invertido y no despilfarrado?
El excedente económico para la inversión, en parte debe ser recogido por el Estado, para que éste pueda hacerle frente a sus gastos corrientes y a inversiones productivas; el resto debe ser invertido y no despilfarrado por quienes disponen de este excedente.
De este modo, el lujo podría llamarse úlcera, que debe dejarse abierta si el sistema de la ganancia iba a continuar en cualesquiera términos." "Dices," dijo el maestro, "que para que esa producción continuase era absolutamente necesario que el exceso de ganancias fuese despilfarrado en alguna clase de gasto improductivo.
Su prurito de hacer bien no es ya más que una manía, y aún podríamos añadir que estaba loco, si fuera de esto no razonase como el más juicioso; pero es de dudar que Dios le tome todo esto en cuenta cuando muera, pues, en resumen, no hay aquí más sino que el pobre ha nacido despilfarrado y cumple su misión.
-Ayudándole nosotros -añadía alguno a quien el buen vino del despilfarrado empezaba a calentar los cascos. -Amigo -respondía otro, poco más o menos en el mismo estado que su compañero de mesa-, «locos lo dan y cuerdos lo reciben»; el refrán es ya muy viejo, y mientras más viejo, más verdadero, según mis cálculos.
En una economía como la nuestra, capitalista y dependiente, en la que los sectores empresariales no han sabido cumplir con el cometido de dar al país una planta industrial independiente y sana, autónoma y eficaz; en el que, por añadidura, esos sectores, en lugar de satisfacer las necesidades más urgentes de los mexicanos en cuanto a bienes materiales se refiere, han despilfarrado los escasos recursos con que contamos por el camino de la especulación y el consumo suntuario de bienes inútiles, sigue siendo indispensable que el Estado se sustituya a los intereses privados y tome en sus manos los instrumentos de la economía y las finanzas que aseguren y garanticen un desarrollo menos desigual y más compartido por las amplias masas trabajadoras de México.
La deuda pública se ha triplicado, los títulos a papel se han convenido, sin necesidad, en títulos a oro, aumentando considerablemente las obligaciones del país con el extranjero; se han entregado a la especulación más de cincuenta millones de pesos oro que había producido la venta de los fondos públicos de los bancos garantidos, y hoy día la nación no tiene una sola moneda metálica y está obligada al servicio en oro de más de ochenta millones de títulos emitidos para ese fin; se vendieron los ferrocarriles de la nación para disminuir la deuda pública, y realizada la venta se ha despilfarrado el precio...
Ahora bien, ¿el capital despilfarrado de estas dos maneras representaba todo lo que el sistema de la ganancia le costaba a la gente?" "No daba ni una ligera idea de ello, mucho menos lo representaba," replicó la chica, Esther.
Lo cierto es que su plan no es más que promesas vanas y sed de poder. Ha despilfarrado la riqueza derivada de su petróleo en un esfuerzo por promover su visión hostil contra Estados Unidos.
Millones, algunos ricos, algunos pobres, algunos dispuestos, algunos no dispuestos, siempre habían estado ociosos, y no sólo eso, sino que la mitad del trabajo que se hacía era despilfarrado en competir o en producir lujos para gratificar las necesidades secundarias de los pocos, mientras aún las primarias necesidades de la masa quedaban insatisfechas.