despótico

(redireccionado de despótica)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con despótica: despota, despotismo

despótico, a

1. adj. Que tiene relación con el déspota o con el despotismo actuó como un gobernante despótico. absolutista, tiránico
2. Que dispone con arbitrariedad de personas o cosas el tuyo es un jefe despótico. tiránico

despótico, -ca

 
adj. Concerniente al déspota o al despotismo.
Absoluto, sin ley, tiránico.
Sinónimos

despótico

, despótica
Traducciones

despótico

despotischen

despótico

专制

despótico

專制

despótico

독재

despótico

ADJdespotic
Ejemplos ?
Quien como usted versifica tan gallardamente; poeta para quien la rima, asonante ó consonante, no es tirana despótica sino vasalla humilde, ¿por qué ha escrito en un metro inva- riable y monótono, hasta cierto punto, dada la extensión del poema ?
China es otro de los países más funestos para la mujer: la autoridad paternal era y es allá despótica, al igual que la autoridad del marido: la mujer no es más que una sombra o un eco en la casa, según dice el proverbio; la mujer no puede manifestar preferencía ninguna porque los preceptos del pudor se ofenderían; se ha de considerar contenta con el marido que se le asigna, viejo o muchacho, repugnante o pasadero; el matrimonio es simplemente una venta.
-y la emperifollada los miró furibunda y se enfrentó a todos despectiva y arrogantemente-¡Gentuza de la estepa! los calificó despótica.
señor: — Al cabo ha amanecido en la ciudad de la Plata el claro ansiado dia, que para sus honrados habitantes ha sido el primer momento feliz de su libertad, y del cese de la mas dura y tiránica opresión por la fuga de su presidente D. Vicente Nieto, de resulta de su despótica y forzada espedicion a Santiago de Cotagayta.
La plaga infinita de empleados hambrientos que de España nos inunda, nos devora el producto de nuestros bienes y de nuestro trabajo; al amparo de la despótica autoridad que el gobierno español pone en sus manos y priva a nuestros mejores compatriotas de los empleos públicos, que requiere un buen gobierno, el arte de conocer cómo se dirigen los destinos de una nación; porque auxiliadas del sistema restrictivo de enseñanza que adopta, desea España que seamos tan ignorantes que no conozcamos nuestros sagrados derechos, y que si los conocemos no podemos reclamar su observancia en ningún terreno.
Transformar los arados americanos en espadas significaría precisamente ahora salvar de la inminente bancarrota a esta despótica potencia, a la que vuestros sabios estadistas republicanos han elegido como consejero confidencial.
Entre otros partidos que tendían al mismo fin, se organizó el Partido Nacional Antirreeleccionista proclamando los principios de SUFRAGIO EFECTIVO Y NO REELECCIÓN, como únicos capaces de salvar a la República del inminente peligro con que la amenazaba la prolongación de una dictadura cada día más onerosa, más despótica y más inmoral.
Ejercía sobre sus feligreses una autoridad más despótica que la del soberano de todas las Rusias, y un mandato suyo era tanto o más acatado que una real cédula de Carlos IV.
Más aún: tras el descubrimiento de América, ejércitos de varones apostólicos, entre los cuales merece especial mención Bartolomé de las Casas, honra y prez de la Orden dominicana, se consagraron a aliviar la triste suerte de los indígenas, ora defendiéndolos de la tiranía despótica de ciertos hombres malvados, ora arrancándolos de la dura esclavitud del demonio.
Así no se daba ejemplo de un feroz salvajismo o de una despótica tiranía condenando sin oír la defensa, y se evitaba un peligroso escándalo que ponía en peligro la paz de que se disfrutaba.
En esta verdad está el origen de la guerra de cincuenta años en que las provincias han estado en lucha abierta con Buenos Aires, dando por resultado esta contienda, la preponderancia despótica del porteño sobre el provinciano, hasta el punto de tratarlo como a un ser de escala inferior y de más limitados derechos.
Hoy ha nacido en Occidente una nueva revolución y se vuelve a desplegar la misma bandera que representa nuestro ideal común y victorioso. La fraternidad une a nuestros pueblos largamente oprimidos, el uno por el zarismo y el otro por una despótica monarquía.