Ejemplos ?
Vosotros encontraréis que en todo el brillo de su autoridad puede llenaros de beneficios, pero no causaros perjuicio alguno; su espada está solo desenvainada contra los enemigos del Gobierno, sin posibilidad de ofender al pacífico colombiano; es como un sol, cuyo calor benéfico, extendido por todo el territorio de la República, contribuye a desarrollar las preciosas semillas de nuestra felicidad y prosperidad: la educación pública, la agricultura, el comercio, las artes y ciencias, y todos los ramos de industria nacional, están dentro de su sabia administración y sujetos a su benigno influjo.
Blandía una daga desenvainada, y se acercó impetuoso y rápido a muy poco distancia de la figura que seguía su camino, cuando ésta, que ya había llegado al salón de terciopelo, giró de pronto y le hizo frente.
Por esa razón Áyax enloqueció, y ahora ese argumento va a desarrollar." Esto cuando dijo Trimalquión, un clamor los homeristas levantaron y, por entre la servidumbre afanada, un novillo en una bandeja de doscientos (pesos) cocido traído fue, y ciertamente con gálea, le seguía Áyax, y desenvainada la espada, como si estuviera loco, lo hizo pedazos, y ya para arriba, ya para abajo gesticulando, a punta los pedazos recogió y a los que miraban asombrados el novillo repartió.
Aquí sacó la espada ruginosa de la vaina mohosa, y a los golpes primeros se llamaron fulleros, si bien no hay deshonor desenvainada, y Zapaquilda, huyendo, del súbito temor la sangre helada, dejóse el serenero en el tejado.
EL FRIGIO Con palancas derribamos, clamorosos, las puertas y tabiques que nos retenían, y acudimos á auxiliarla desde todos los extremos de la casa, cuáles con piedras, cuáles con dardos, y otros con la espada desenvainada en la mano.
28 Y tú, hijo del hombre, profetiza, y di: Así ha dicho el Señor Jehová sobre los hijos de Ammón, y su oprobio. Dirás pues: La espada, la espada está desenvainada para degollar; acicalada para consumir con resplandor.
Se puso tan furioso que declaró que si el Senado se volvía tan loco como para aceptar tales condiciones de un hombre de Sezze, se llegaría a la Curia con la espada desenvainada y daría muerte a cualquier latino que encontrase allí.
Debe afilarse y luego volverse a colocar en la vaina. De vez en cuando, es desenvainada, sostenida y limpiada para volverla a envainar.
A la cabeza de su columna, a pie y con la espada desenvainada debajo del brazo, marchó al ataque a paso de carrera, como un héroe antiguo, y, bajo un fuego terrible de todas las baterías de la parte del puerto, dio el asalto a la formidable posición del Morro de Talcahuano, rellenando los fosos con salchichones, coronando el muro y arrollando al enemigo a la bayoneta.
Este, osadamente, desenvainada la espada, fuera de la entrada corrió, envuelta la siniestra mano cuidadosamente, y a la mujer tal cual por esta parte, ¡salvo sea lo que toco!, por la mitad atravesó.
Existen diversas posibles representaciones gráficas del castillo entre las que destaca la representación con la que se abre el Tumbo B del archivo capitular de la iglesia de Santiago, con una representación del Apóstol Santiago a caballo y con la espada desenvainada, y en el fondo un castillo.
Teodosio, fuera de sí, se lanza a galope hacia su casa. Al amanecer penetra en su palacio y se dirige decidido y enfurecido a su habitación matrimonial con la daga desenvainada.