Ejemplos ?
Declinaba ya la tarde Plegando su tren de rosa Como virgen que desciñe Los vestidos de su boda Cuando Isván, junto al castillo Repasando sus memorias, Gozaba el amable aliento De las auras bulliciosas.
¿Qué he de hacer para superar tan grandes trabajos?" Entonces Héleno, después de inmolar, conforme al rito, algunos novillos, implora el favor de los dioses, desciñe las ínfulas de su sagrada cabeza, y él mismo me conduce por la mano, temblando yo a la idea de verme en presencia de tan gran numen, a los umbrales de su templo, ¡Oh Febo!; en seguida el sacerdote pronunció con su inspirado labio este vaticinio: "Hijo de una diosa, los más grandes auspicios me declaran patentemente que debes lanzarte al mar; así el rey de los dioses dispone tus hados y prepara tus futuros azares; tal es el orden que te señala.