Ejemplos ?
La boca un tanto grande, pero todavía sin el más ligero desborde de ese carmín virginal que mancha los labios sabedores del amor, como el vino a la copa en que se ha bebido.
y amiga; y pocos minutos después 1.400 chilenos estaban borrachos en las calles del Versalles peruano, siendo la oficialidad impotente para contener el desborde, que, repito, era más espantoso que una derrota.
Mantener en marcha ininterrumpidamente este incremento, hasta que desborde por sí mismo el sistema de gobierno actual; no desgastar en operaciones de descubierta esta fuerza de choque que se fortalece diariamente, sino conservarla intacta hasta el día decisivo: tal es nuestra tarea principal.
Llamados vosotros en la presente época, a trabajar en bien de la república, como sus representantes, esforzaos ante todo en consolidar las instituciones, en alejar de nuestro suelo las calamidades consiguientes al influjo de perniciosas doctrinas, al predominio de mezquinos intereses, al desborde de las pasiones.
Permitimos la expresión popular pacifica y respetuosa que se realizaba y confrontamos solo y en última instancia ante el desborde delictivo.
Bienvenida sea toda inconformidad, si es sana y constructiva. Que no se desborde para arrasar sino que se encauce para fecundar. El año pasado, el Gobierno escuchó con serenidad y sobrada paciencia las ofensas, los denuestos, las mendaces procacidades de los enemigos de la vigente conjugación de orden y libertad; agotó los medios de tolerancia y persuasión para reducir a los pocos que, por desgracia, extraviaron el camino.
Urge que el Gobierno, por intermedio del Ministerio respectivo, siga afrontando con seriedad y sentido patriótico este problema, manteniendo una política comprensible respecto de los gravámenes que pesan sobre la producción bananera, si es posible, la suspensión de éstos en los casos críticos en que se colocan las exportaciones y cuando la naturaleza con el desborde de sus ríos arrasa los cultivos.
No así el hombre: el rastro que deja el horrible choque del desborde de sus malas pasiones, es inolvidable, siempre es un rastro de sangre con el que señala la destrucción de su misma especie.
En esta descomposición del estado normal del hombre ocasionado por el desborde de las pasiones, un hombre pierde su dignidad y se pone espantoso; el salvaje parecía un demonio.
Si se tratara de un simple desborde de la delincuencia común, lógico en circunstancias tan propicias a la impunidad, sólo quedaría esperar que la justicia ordinaria aplicara su sanción a los hechos; pero ellos tienen su significado excepcional, pues son efecto de hábitos regresivos que florecen todavía por aquellas regiones y que conviene poner en claro, analizar y juzgar en homenaje a la cultura de esta América que tanto oscurecen y agravian.
El martes 29 de abril de 2003, Santa Fe, capital de la tercera provincia argentina por población, y segunda más rica, resultó inundada como consecuencia del desborde de las aguas del río Salado.
A esto deben sumarse las crecidas del Negro alimentadas por el exceso de lluvias en su cuenca, que propician el desborde del mismo en amplias zonas.