Ejemplos ?
ierto día un duende malo, el peor de todos, puesto que era el diablo, estaba muy contento porque había preparado un espejo que tenía la propiedad de que todo lo bueno, bonito y noble que en él se reflejaba desaparecía, y todo lo malo, feo e innoble aumentaba y se distinguía mejor que antes.
Tenía mi propio almohadón, y además había una estufa que, en esta época precisamente, era lo mejor del mundo. Me metía debajo de ella y desaparecía del todo.
A la semana siguiente dieron sepultura al difunto; Juan acompañó el féretro, sin poder ver ya a aquel padre que tanto lo había querido; oyó cómo echaban tierra sobre el ataúd, para colmar la fosa, y contempló cómo desaparecía poco a poco, mientras sentía la pena desgarrarle el corazón.
El sombrero era alto y de ancha ala, y los más jóvenes se lo adornaban a veces con una pluma; la camisa de lana desaparecía bajo un cuello vuelto, de hilo blanco; la chaqueta quedaba ceñida y abrochada de arriba abajo; la capa colgaba suelta sobre el cuerpo, mientras los pantalones bajaban rectos hasta los zapatos, de ancha punta, pues no usaban medias.
Siquiera en medio de contradicciones, Para mi alivio a veces te miraba Y tu rostro amoroso demostraba Que en mi no recelabas variaciones; Este solo mirar fue mi contento Y mi tormento Desaparecía Cuando veía Tu rostro afable, Fino, invariable; Mas ya este bien cual humo se deshace, Muere el remedio cuando el mal renace.
Se los hubieran arrebatado por la fuerza.- Molesto dijo HUEMAC. -No podríamos, pues todo eso era como una ilusión que aparecía y desaparecía.
Sentía claramente la madeja debajo de mis faldas y cuando intentaba cogerla, desaparecía y era tal cual si se me hundiese en las carnes.
La hembra, fecundada una vez más por la violencia, tomaba su hijo en brazos, y llevando la promesa de otro en las entrañas, seguía su camino, mientras el padre de azar desaparecía para siempre.
¿Enajenaba algunos de sus derechos de soberana? ¿Comprometía su independencia o la posibilidad de alcanzarla desaparecía? Si se piensa que antes de manifestar el anhelo de coparticipación con los demás Estados asociados en el Congreso Constituyente, se proclamó en términos precisos y claros, la independencia absoluta del Pueblo Oriental, de todos y cualesquiera de los demás del Universo, se ha de admitir, cuando menos, que su situación en el caso de ser aceptado en la unión, no podría ser peor a la que conservaba Buenos Aires, o Entre Ríos o Santa Fe perteneciendo a la misma.
Cada día elevaba ardientes plegarias y a veces me pareció haber superado todo y haber encontrado la gracia de Dios, pero era una falsa ilusión que luego desaparecía.
Bajo nuestro insaciable galope, la tierra desaparecía gris y rayada, y las negras siluetas de los árboles huían como un ejército derrotado.
En ese momento una detonación espantosa estremeció la tierra: y una columna de humo mezclada de extraños objetos se elevó en los aires. Era la torre de la Merced que desaparecía, arrebatando a los héroes que la defendían.