desorden

(redireccionado de desórdenes)
También se encuentra en: Sinónimos.

desorden

1. s. m. Situación en que las cosas no están en el lugar que les corresponde tu habitación está en desorden.
2. Falta de organización que provoca una alteración en el funcionamiento normal de las cosas el desorden político provocó una crisis. confusión, desbarajuste
3. Irregularidad o excesos en la conducta vive en el más absoluto desorden alimenticio y enfermará.

desorden

 
m. Falta de orden, confusión.
Alteración del orden moral, público o social.
Trastorno funcional.
fig.Vida desenfrenada.

desorden

(de'soɾðen)
sustantivo masculino
1. orden situación en que los elementos están en un lugar que no corresponde desorden en la oficina
2. alteración del funcionamiento normal de las cosas desorden público
Traducciones

desorden

puinhoop, rotzooi

desorden

nepořádek

desorden

rod

desorden

sotku

desorden

désordre

desorden

nered

desorden

散乱

desorden

엉망인 상태

desorden

rot

desorden

bałagan

desorden

röra

desorden

สภาพรกรุงรัง

desorden

bừa bãi

desorden

混乱

desorden

SM
1. (= falta de orden) [de objetos, ideas] → chaos; [de casa, habitación] → mess, untidiness
no puedo encontrar nada entre tanto desordenI can't find anything amid all this chaos
en desorden [gente] → in confusion; [objetos] → in a mess, in disorder (más frm)
la casa estaba en un desorden totalthe house was in a complete mess
poner las cosas en desordento upset things
2. (= confusión) → confusion
3. desórdenes (= alborotos) → disturbances; (= excesos) → excesses (Med) → disorders
desordenes en las comidaseating disorders

desorden

m. disorder, abnormal condition of the body or mind;
disarray, disorderliness.

desorden

m disorder
Ejemplos ?
La divina justicia, después de habernos prevenido y avisado misericordiosamente del castigo, nos amenaza con la más trágica ruina, si desde luego no nos determinamos a reformar nuestros desórdenes y vicios, que son las fuentes de tantos males y desdichas.
Si los diputados y los Comunes en la muerte de no hubiesen admitido virreyes ni gobernadores antes de haber jurado el rey, no se hubiera cometido en la muerte de el absurdo de admitir gobernadores y virreyes, y de reconocer últimamente al, porque la Nación toda hubiera estado en más perfecta unión y concordia, y se hubieran de este modo evitado tantos desórdenes y delitos como se han tolerado sin ley, sin razón, y sin justicia, en todo el tiempo que no se han celebrado cortes; delitos que son públicos y que yo callo, y que han provocado, en fin, la Ira Divina, para el justo y merecido castigo que nos amenaza.
Y como supo sacar cierta su sospecha, tuvo sospecha de Bruto y de Casio, y no de Marco Antonio y Dolabela, hombres abultados con las desórdenes de la gula, ocupados en afeminar las propias asperezas varoniles, a quien solamente deben temer las rameras por competidores.
Los lastimosos clamores de los pueblos por tantas vejaciones y males que padecían y no han sido oídos; las violencias y robos a comunes y particulares se han visto no sólo tolerados, sino también protegidos y apoyados de los mismos ministros y generales que los debían remediar, pretextando con la voz del real servicio y con la disculpa de no ser evitables los abusos; enormidad verdaderamente execrable hacer cómplice de tantos insultos y delitos la piedad de la religión y la justicia de nuestro rey; crecidos al más alto punto los desórdenes y vicios, exaltados a la mayor altura el robo, el homicidio, la profanidad, la disolución y otros enormes excesos.
Llenas están las crónicas conventuales con relatos de los reñidos capítulos habidos entre los frailes; y con frecuencia, el virrey, los oidores y hasta la fuerza pública, tuvieron que intervenir para poner término á los desórdenes.
Si bien eran valientes y temidos en los combates o en una heroica defensa, era necesaria una vigilancia de la autoridad local y mucha actividad para evitar los desórdenes parciales.
Me olvidaba decirle que los chilenos entraron en Lima en la tarde el Martes (al día siguiente que los desórdenes se aplacaron), en perfecto orden, constituyendo un gran espectáculo.
Discurso Cuando por las desórdenes de algún príncipe se muestra el pueblo descontento, peligran los buenos y los sabios entre las quejas de las gentes y las espías y acusadores que el tirano trae mezclados en todos los corrillos; y es casi imposible poderse salvar en esta borrasca los oídos ni las lenguas; porque para el que teme, igualmente es cómplice el que calla como el que responde.
Para contener tales desórdenes no han bastado las fuerzas de seguridad pública, sino que ha sido preciso movilizar numerosas tropas federales, de las cuales la parte principal se ha dedicado a perseguir los núcleos revolucionarios y el resto se ha fraccionado en destacamentos para asegurar en cuanto es posible el orden público en todas las regiones del país.
En la Universidad Nacional de Córdoba y en esta ciudad no se han presenciado desórdenes; se ha contemplado y se contempla el nacimiento de una verdadera revolución que ha de agrupar bien pronto bajo su bandera a todos los hombres libres del continente.
se ha servido mandar, esperando que con tal objeto comunicará las órdenes más terminantes á todas las Justicias de los pueblos de su territorio para que cumplan sin temor ni disimulo, bajo su responsabilidad, una ley tan sabia y benéfica, impidiendo de esta manera la vagancia y desórdenes de una gente tan perjudicial en el estado de abandono en que se halla.
Infirió Babuco que no podia durar semejante sociedad; que todas las casas habian de estar asoladas por zelos, venganzas y rencillas; que sin cesar habian de verterse lágrimas y sangre; que infaliblemente habian de matar los maridos á los cortejos de sus mugeres, ó de ser muertos por ellos; finalmente que hacia Ituriel muy bien en destruir de una vez un pueblo abandonado á horrendos desórdenes.