derroche

(redireccionado de derroches)
También se encuentra en: Sinónimos.

derroche

1. s. m. Acción y resultado de derrochar fue tal el derroche y dispendio que pronto socavaron el erario público. despilfarro
2. Abundancia de alguna cosa derroche de salud; derroche de buen humor.

derroche

(de'rot∫e)
sustantivo masculino
1. gasto excesivo e innecesario A las épocas de derroche suelen seguir épocas de crisis.
2. empleo excesivo de tiempo, medios, etc. Esas discusiones son un derroche de energía.
3. escasez abundancia de una cosa derroche de salud
Sinónimos

derroche

sustantivo masculino
1 despilfarro, dispendio, dilapidación, prodigalidad.
Dispendio designa aquel gasto excesivo e innecesario, ya sea de dinero, ya sea de tiempo.
derrochador
Traducciones

derroche

afval

derroche

affald

derroche

פסולת

derroche

avfall

derroche

เสีย

derroche

SM
1. (= despilfarro) → waste, squandering
regar todos los días es un derroche de aguait's a waste of water watering the plants every day
con un imperdonable derroche de recursoswith an unforgivable squandering of resources
no se puede tolerar tal derrochesuch extravagance o wastefulness cannot be tolerated
2. (= abundancia) → abundance, excess
con un derroche de buen gustowith a fine display of good taste
Ejemplos ?
Tu insistencia en una vida de abundancia desenfrenada; tus incesantes peticiones de dinero; tu pretensión de que todos tus placeres los pagara yo, estuviera o no contigo, me pusieron al cabo de un tiempo en serios aprietos pecuniarios, y lo que para mí, al menos, hacía aquellos derroches tan monótonos y faltos de interés, conforme tu persistente ocupación de mi vida se hacía cada vez más fuerte, era que el dinero realmente se gastara poco más que en los placeres de comer, beber y ese tipo de cosas.
A menudo me aburría mortalmente, y lo aceptaba como aceptaba tu pasión por ir al music-hall, o tu manía de derroches absurdos en la comida y la bebida, o cualquier otra de tus características menos atractivas para mí, es decir, como algo que simplemente había que soportar, una parte del alto precio que se pagaba por conocerte.
Acostumbraba Fuentes explicárselo todo o casi todo por la atracción que ejerce sobre el hombre la mujer, y viceversa, y sus derroches de elocuencia los tenía preparados para el caso natural de que el oficial de zapatero Juan Vela, Costilla de apodo, hubiese matado a Eugenio Rivas, alias el Negruzo, por amores de la señá Remigia, mujer de este último y dueña de un baratillo muy humilde en la calle de Toledo.
La juventud siempre es manirrota. Lo lamentable era que me obligaras a mí a pagar tus derroches. Tu deseo de tener un amigo con quien pasar tu tiempo desde por la mañana hasta por la noche era encantador.
Otra vez tuve que abstenerme de comer carne, conformándome así al antiguo uso que prescribe una sobriedad voluntaria y no interrumpida durante estos diez días; hasta lo continué alguno más, y para cumplir con exceso los sagrados preparativos, hago grandes derroches consultando antes un piadoso celo que mi bolsillo.
El librepensador que, llamándose a la neutralidad política, ve con indiferencia las iniquidades y los derroches de un gobierno tiránico, nos parece tan censurable como el estadista que, alegando la neutralidad religiosa, presencia con olímpica serenidad el predominio del clero y la difusión de las ideas ultramontanas.
Nada justifica los derroches o las erogaciones desproporcionadas, y frecuentemente con manifestaciones de mal gusto, con que algunos exhiben y subrayan, en el extranjero, los errores de nuestra justicia distributiva.
Mis derroches de la temporada no alcanzan a mil libras: setecientas, pagadas por un cuadro de Sir Edward Burne Jones y las doscientas y pico de una cuenta del librero, cubierta ayer.
En nuestro parque no había más que diez mil cartuchos y poco menos de ocho mil fulminantes. No estábamos, pues, para derroches. A las cinco de la mañana bajó el coronel Balta a pedirme personalmente fulminantes, porque minutos antes le había hecho aviar que la provisión de ellos quedaba agotada.
Aparte de los lances del oficio, Matías suele encontrarse enredado en otros que nada tienen que ver con las gabelas del Ayuntamiento, pues Matías es más enamorado que dromedario africano, amén de celoso y matón y reñidor sin jactancias, pero con derroches de valentía que rayan en bizarra temeridad; y a su manera, y dentro del círculo nada selecto de sus relaciones, Matías se procura una serie de emociones románticas, y se juega el pellejo con desgaire de guapo e indiferencia de fatalista.
Así, tras constantes derroches de nuevos adelantos -necesidad irresistible de compensar con siete días de gran señor las miserias del obraje- los mensú volvieron a remontar el río en el Sílex.
Aleccionado por los días de penuria, puso coto a los derroches de su mujer, cuyo carácter, por milagro sin duda de la Divina Providencia, para quien no hay imposibles, mejoró notablemente.