Ejemplos ?
Sin embargo, luego de unos momentos, mi emoción aumentó terriblemente, al verla ajustar una vez más los anteojos que pendían de su cintura, mirarme cara a cara, como había hecho antes, y sin hacer caso de los murmullos de la gente, inspeccionarme de arriba a abajo, con la maravillosa compostura que ya había deleitado y turbado mi alma. Aquella actitud me sumió en un intenso delirio de amor, y sirvió más para enardecerme que para desconcertarme.
Y a veces tenuamente respirando, resistiendo la fiebre que la agita, en siniestro delirio divagando lánguidamente al parecer dormita.
La estructura era evidente. Decir que se trata de una conjura, puede sonar a pretensión de importancia protagónica o delirio de persecución.
Un delirio furioso se había posesionado de todos los hombres y, con los brazos rígidamente tendidos hacia los cielos amenazantes, temblaban y clamaban.
Algunas veces un confuso delirio me embargaba, y las ideas quiméricas, funambulescas, ingrávidas, se trasmudaban con angustioso devaneo de pesadilla.
es el único órgano legítimo de la voluntad de los pueblos de la Provincia ” y declarar por consecuencia, que se considerará como sediciosos y anarquistas a “cualquier individuo o individuos que quisieren considerarse autorizados para reclamar derechos de la Provincia o entablar pretensiones que puedan de algún modo alterar el orden público”, expresa que: “La Junta espera con fundamento que todos los habitantes de la Provincia prestarán mano fuerte a las autoridades para acabar de hacer volver a entrar en la nada estas últimas tentativas de un delirio criminal e impotente, contribuyendo de este modo a quitar los obstáculos que producen tales acontecimientos, para caminar hacia los halagüeños destinos que preparan a la Provincia las autoridades nacionales”.
Su imagen todas las aguas en su cristal reverberan: en su murmullo su nombre susurran las arboledas: y en el delirio encantado que su espíritu enajena, sólo oye y ve a Valentina en todo cuanto le cerca.
Quedó dudando si soñó el mancebo, buscando aún en derredor con ansia su halagüeña visión, si fué delirio, si mujer, su presencia y su palabra; mas en vano buscó y esperó en vano que por segunda vez se destacara, sueño o mujer, su aparición dichosa del fondo azul de su vacía cámara.
Revolcándose en su estera, daba espantosos alaridos, llamaba a la española con los nombres más cariñosos que había aprendido de Lucía, más después, volviendo de su delirio, la rechazaba, la llenaba de imprecaciones en su lengua indiana, y saliendo despavorido, vagaba como un loco por las selvas.
---- Para cuando se formalice, exclaman los que tienen delirio del fracaso, para cuando sea una cosa segura, haré esto y aquello.
El infeliz mancebo en su ilusión dichosa de nueva fe con el impulso nuevo, con sonrisa amorosa los brazos, ¡ay!, a la visión tendía, y palabras de amor la dirigía, mas al ir a abrazar tanta belleza, desvanecido su fantasma vano le presentaba su delirio insano su ensangrentada y lívida cabeza.
Y es mejor dormir en ella del vino la exaltación, en deliciosos ensueños de pasajero vapor, que comer maíz en tortas y el alcuzcuz y el arroz, y emborracharse con opio, trepando luego a un balcón, para excitar en la mente delirio fascinador, que al cabo ataca los nervios y oscurece la razón, y torna a los hombres locos o necios, que es lo peor.