deje

(redireccionado de dejes)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con dejes: dejas

deje

1. s. m. Modo particular de hablar de una determinada región imitaba el deje de los maños. dejo, acento
2. Gusto o sabor que queda de la comida o de la bebida la salsa tiene un deje amargo. dejo, regusto
3. Impresión que queda después de hacer algo sus gestos tenían un deje de nostalgia. dejo, gusto, sabor

deje

 
m. Dejo (acento y gusto).
Sinónimos

deje

sustantivo masculino
Traducciones

deje

SMaccent
Ejemplos ?
Y no dejes que el dulce sueño se apodere de tus lánguidos ojos sin antes haber repasado lo que has hecho en el día: "¿En qué he fallado?
Yo no te pediré que dejes de todo punto las lágrimas, aunque hay algunos varones, de prudencia más dura que fuerte, que afirman no ha de llorar el sabio.
No te dejes engañar por estos cuando te digan que tal es feliz, porque es asediado por muchos; corren hacia él como a un lago: para vaciarlo y ensuciarlo.
Nada oyó: más vale así. La culpa, no la inocencia debe padecer.) Ten siempre esa misma fortaleza, y no te dejes vencer, suceda lo que suceda.
¿Quién sabe si un aura vaga por los vientos peregrina o una errante golondrina te traerán nuevas de mí? ¡Oh Adelaida!, nunca dejes de velar en torno tuyo.
El romántico, como para dar berrinche á su rival, alar- deando de ser actualmente el preferido, contestó: La víspera del día en que de amarme dejes, vida mía.
Yo se la cogí; medité un momento; conocí que estaba en el caso de hablar formalmente, y le dije con todas las veras de mi alma: - Parrón, tarde que temprano, ya me quites la vida, ya me la dejes..., ¡morirás ahorcado!
Pinches viejas. Nomás se la pasan exprimiéndolo a uno. —Harás muy bien... no te dejes... Par' eso somos amigos... hip... Invítame otra cubita ¿no?— y regresan al tugurio.
¡Qué no me abandone! ¡Ven...! ¡Ven...! ¡No me dejes! ¡No me dejes! —¿...?¿...?¿...?¿...?¿...? —¿Y en estos juzgados es donde se ventila el caso?
Cuan grande el número de las libisas arenas en la laserpiciosa Cirene yace, entre el oráculo de Júpiter flagrante y el sagrado sepulcro de Bato el antiguo, o cuantas estrellas muchas, cuando calla la noche, los furtivos amores de los hombres ven: tantos besos muchos, que tú beses, para el vesano Catulo bastante y de sobra es, los que ni percontar los curiosos puedan, ni fascinarlos con malvada lengua. 8 Pobre Catulo, que dejes de hacer lo indebido, y lo que ves pasado perdido lo digas.
Diario a las mismas horas surgen como si fuera una representación teatral donde se dice siempre lo mismo: que el engaño, que te amaba hasta arrodillarme, que no me dejes, que tienes que ser valiente, que nuestro amor es igual al de todos, que lo mataré.
Cuando ya hayas conocido a varios y hayas visto bien su rostro y su corazón, entonces elige a tu compañero con quien tendrás que acabar la vida. Y no lo dejes.