Ejemplos ?
Pero luego de casi 40 días de terminado el torneo y varias apelaciones de un lado y otro, el 15 de diciembre la ANFP removió el castigo a los nortinos, decretando así el descenso definitivo de Fernández Vial a Tercera División, luego de 26 años en el fútbol profesional.
Durante siete años el gobierno de Perseo fue acertado, ganándose el apoyo de su pueblo eliminando algunas disposiciones de su padre que desagradaban a la gente, llamando a los exiliados y decretando una amnistía; buscó también la alianza de los griegos, tracios, ilirios y celtas de los alrededores de su reino.
En 2011 ETA abandonó las armadas decretando el "cese definitivo de la actividad armada" y en 2012 se produjo la legalización de la izquierda abertzale con el partido Sortu.
Un minuto después, un tiro gol de Landa fue anulado por estar fuera de juego. Y a los 88' un tiro de Jorge Toro, a más de 30 metros de distancia, se insertó en el arco italiano decretando el 2:0.
En un sínodo celebrado en Verona, promulgó la constitución Ad abolendam en la que condenó las herejías cátaras, valdenses, arnaldismo, convirtiéndose en un instrumento eficaz contra cualquier forma de indisciplina a la ortodoxia católica, decretando que el castigo físico de los herejes correspondía a la autoridad laica con lo que Ad abolendam se convertirá en el embrión del futuro Tribunal de la Santa Inquisición y del Santo Oficio.
El Congreso Extraordinario suspendió sus sesiones en mayo de 1859, anunciando su reinstalación como Congreso Ordinario para julio del mismo año. Pero el gobierno frustró tal iniciativa, decretando elecciones para nuevos representantes, que se reunirían en el año siguiente.
El General Ezequiel Zamora es quien en junio de 1859 decreta el cambio de la bandera en la ciudad de Barinas, tomando como base la misma bandera anterior de la Federación, decretando: Aunque esta versión funcionaba de manera oficial para las fuerzas federalistas, la bandera de 1836 continuaría siendo la oficial del país durante la Guerra Federal, especialmente para representar al Gobierno Central hasta el fin del conflicto.
En el mismo día, el gobierno provisional impulsó medidas socialistas en la economía, decretando la estatización de la banca de seguros.
Asentimos con los que nos llaman excelentes y sapientísimos, teniendo en cuenta de que mienten muchas veces; y de ta manera somos indulgentes con nosotros mismos, que queremos ser alabados de lo contrario de lo que hacemos en aquel momento. Tal, decretando suplicios, se oye alabar de mansuetísimo; en medio de las embriagueces y las diversiones, de temperantisimo.
Seamos los primeros en llenar los deseos del ilustre Livingston, aprovechando sus sabios trabajos, y decretando un jurado y una ley de habeas corpus que cause tanta satisfaccion a su autor, como la que el se imajina de su adopcion en Mejico o el Peru.
Declarar la guerra y hacer la paz, con presencia de los datos que le comunique el Ejecutivo; y ratificar los tratados y negociaciones que el mismo haya ajustado, si mereciesen su aprobación. 14. Procurar el desarrollo de la instrucción pública decretando estatutos y métodos adecuados. 15.
Declarar la guerra y hacer la paz, con presencia de los datos que le comunique el Ejecutivo, y ratificar los tratados y negociaciones que el mismo haya ajustado si mereciesen su aprobación. 13. Procurar el desarrollo de la instrucción pública, decretando estatutos y métodos adecuados. 14.