decadencia


También se encuentra en: Sinónimos.

decadencia

s. f. Proceso de debilitación o pérdida de la plenitud su estilo estaba en plena decadencia; la decadencia de las instituciones. caída, declive auge

decadencia

 
f. Principio de debilidad o de ruina, tanto en el orden material como en el espiritual.

decadencia

(deka'ðenθja)
sustantivo femenino
1. esplendor proceso de debilitación o pérdida de la plenitud la decadencia del imperio romano
2. estado de debilidad y desintegración La moral tradicional está en decadencia.
3. pérdida de fuerza física y moral de una persona Día a día se puede observar su decadencia debida a su enfermedad.
Sinónimos

decadencia

sustantivo femenino
1 declinación, declive, decrepitud, ruina, devastación, destrucción, desolación, destrozo, perdición, caída*, descenso. opulencia, esplendor, apogeo.
En declinación y declive predomina la idea de lentitud o gradación, a diferencia de lo súbito de la caída. Decrepitud es decadencia extrema.
2 mengua, decrecimiento, baja*. crecimiento, aumento.
En el uso de estas voces predomina la idea de gradación a menos.
Traducciones

decadencia

Abwind

decadencia

decadência

decadencia

SF (= proceso) → decline, decay; (= estado) → decadence
estar en franca decadenciato be in full decline
caer en decadenciato fall into decline
Ejemplos ?
La vida política de un pueblo marca la condición en que se encuentra; marca su nivel moral, marca el temple y la energía de su carácter. El pueblo donde no hay vida política, es un pueblo corrompido y en decadencia, o es víctima de una brutal opresión.
Cuando en el curso del tiempo las células nobles se usan, a causa de las toxinas que fabrica el intestino grueso, y carecen de defensa, los fagocitos las consideran con igual animosidad que si fuesen enemigos, y arrojándose sobre ellas las devoran, no dejando más que los residuos calcáreos, imposibles de digerir. De aquí la fragilidad del esqueleto, la decadencia de los órganos.
Y, sin embargo, esta época de nuestra vida, que representa la decadencia y atrofia de los órganos, ha gozado siempre de cierta superioridad.
Al explotar los desafíos del desarrollo, como la desigualdad, la pobreza y la mala gobernanza, el extremismo violento exacerba aún más esas injusticias y crea así un círculo vicioso de decadencia que afecta a los grupos marginados en particular.
En el desplazamiento progresivo que los pueblos siguen a través de su trayectoria histórica, se registra en esta época una decadencia de los valores de la cultura política en todo el mundo.
Tal moralidad, que llamaré subalterna, depende de otra más lata moralidad, y sus quebrantos los sancionan los jueces ordinarios y no la decadencia nacional y la historia.
¿Cómo, finalmente, la ausencia de todo intento formal y la impasibilidad musulmana con que se contempla, no diré nuestra decadencia, pero si diré nuestra estagnación?
¡Bah! Decadencia de qué, si nunca hemos llegado a plenitud alguna. Una de dos. o él se está volviendo loco, si no es que ya lo está .
La decadencia o desvaído de un color es una cualidad nueva y virtual que le sobreviene, dotándole de una como profundidad temporal.
Disposiciones extemporáneas para el momento de guerra de 1825, dado que ni era posible saber todavía si alcanzaría a restaurarse la patria cuyo destino se jugaba entre la vida y la muerte en los campos de batalla alejados del fárrago burocrático y de las antesalas de la Junta de Representantes: remansos de paz acogedores y propicios para aquellos hombres que sabían ubicarse “au dessus de la melée” y discurrir sin término acerca de los “horrores” de la época de Artigas… Los peligros del caudillismo… La grandeza y decadencia de Roma… El gobierno ateniense de los treinta… ...
¡Qué dulce sería la vida entre nosotros, si el aspecto exterior fuese siempre la imagen de las disposiciones del corazón, si la decadencia fuese la virtud, si nuestras máximas nos sirviesen de regla, si la verdadera filosofía fuese inseparable del título del filósofo!
Hay sociedades que, como los hombres gastados, se alimentan, á imitación de los magnates romanos, en los días de corrupción y decadencia del gran imperio de los Césares, con manjares cargados de especias y salsas nauseabundas.