Ejemplos ?
Además, y dicho sea de paso, a propósito de apellidos puedo mencionar coincidencias muy singulares en los nombres de mis predecesores inmediatos.
Después de la Asamblea de Paso de Arena (1811), el primer acto nuevo de unión o consolidación, fue el Congreso de Tres Cruces (1813), en el cual ya nos encontramos con diputados representantes de la emigración de Montevideo.
Tal es la verdad que resulta evidenciada, y digámoslo, aunque sea de paso, ella nos da la oportunidad de constatar algo muy grato a nuestro sentimiento y al buen deseo, de que los Fundadores hayan sido hombres limpios de pensamiento y rectos en la acción.
Se ve claramente lo primero a través del hecho inicial del desacato al Tratado de Armisticio pactado por Elío y el Gobierno de Buenos Aires, y de la subsiguiente emigración al Ayuí y sus consecuencias inmediatas, y en cuanto a lo segundo, encuentro la prueba reveladora de una proclamación expresa de independencia que la historia ha perdido, en esta nunca citada fórmula del juramento prestado en San Juan Bautista, el 23 de mayo de 1813, por el ciudadano electo Comisionado de la localidad, fórmula que, dicho sea de paso...
Presidió nuestro primer Tribunal de Apelaciones que, dicho sea de paso, estaba integrado por tres graduados en la Universidad de Charcas: Zudáñez, Álvarez y Ruiz de Villegas (los dos últimos, argentinos).
EL TRATADO INTERAMERICANO DE ASISTENCIA RECIPROCA Recopilado en "Estudios Históricos e Internacionales", de Felipe Ferreiro, Edición del Ministerio de Relaciones Exteriores, Montevideo, 1989 SEÑOR FERREIRO.- Señor Presidente: se me ha confiado por mis apreciados colegas compañeros de sector, la misión de anticiparle al Senado que votaremos contra la aprobación del “Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca” y exponerle asimismo los fundamentos de nuestra unánime discrepancia que – quede bien establecido de paso – corresponde fielmente a la común opinión del partido político a que pertenecemos.
No niego que no se les haya de mirar, pero sólo mirar, saludándolos de paso, con el único objeto de no ser engañados, creyendo que contienen algún tesoro grande y secreto.
Y tan joven, tan apuesto, tan bello y con fama tal, dueño de tan buen caudal y a cualquier lance dispuesto, era en todos los partidos, entre rondas y querellas, el cucú de las doncellas el coco de los maridos. Que no hay una cuya reja a su reclamo no se abra, ni le esquive una palabra dicha de paso a la oreja.
Y al fin ambos contemplándose, a poco reconocidos, se abrazaron decididos, en tal coloquio trabándose: DON GONZALO ¡Por vida mía!, don Juan, ¿pues cómo en Valladolid? DON JUAN De paso para Madrid.
Lee, pues, y considera claramente lo que ha sido y será por mientras dure en nuestra España la extranjera gente. Y permite de paso que te advierta, lector, que de nosotros esto mismo y aun más dirán acaso, y no sé yo si con razón, los otros.
Ojalá, dicho sea de paso, que los estudiantes recapaciten ahora en su conducta y contribuyan, en la parte que les toca, a que se restablezca la tranquilidad pública, marco indispensable para el avance de la democracia y de la justicia en México.
Los representantes o los delegados de las Potencias protectoras estarán autorizados a trasladarse a todos los lugares donde haya prisioneros de guerra, especialmente a los lugares de internamiento, de detención y de trabajo; tendrán acceso a todos los locales utilizados por los prisioneros. También estarán autorizados a presentarse en todos los lugares de salida, de paso o de llegada de prisioneros trasladados.