Ejemplos ?
No se sabía cómo, pero allí había una idea que le faltaba al otro; y sólo por aquella diferencia el uno era simbólico, grande, artístico, casi casi religioso, y el otro vulgar, de pacotilla; el uno la patria, el otro la patriotería.
y no había tal; desde el sombrero de copa, de moda atrasada, pero reluciente y bien planchado, hasta las botas, de pacotilla, pero como soles, todo revelaba allí completa pulcritud, muchos pensamientos y cuidados domésticos consagrados a la ropa, en cuanto símbolo de dignidad humana.
Gracias al virrey Amat y al padre Risco, en las descripciones de honras fúnebres por Carlos IV y la princesa de Asturias no campean ya rimas en que, con injuria de las musas y del buen sentido, se pinta un duelo de encargo o de pacotilla, con versos más o menos ampulosos y disparatados y a los que podía aplicarse la copla: «Papeles y pergaminos enviaban a destajo.....
Dejo á los zoilos de pacotilla y á los envidiosos de aldehuela en su derecho para amargar con la ponzoña de una crítica intemperante, toda la miel que de mi pluma destile.
En aquel álbum, y entre un diluvio de muñecos deplorables y de versos de pacotilla, vi algunas hojas en las cuales las amigas de colegio de Elena, como para dejarle un recuerdo, habían escrito sus nombres, éstas al pie de una mala redondilla, aquéllas debajo de tres o cuatro renglones de mediana prosa, en que ponderaban su amistad y la hermosura de la dueña del álbum, o aventuraban uno de esos pensamientos poéticos de que todas las niñas románticas tienen como una especie de troquel en la cabeza.
Pero seguramente habría muchos nombres de verdad en la historia de verdad que te habrían cuadrado mucho mejor, y con los que no me habría sido nada difícil reconocerte al instante. No se me ocurrió buscarte tras las lentejuelas de una visera de pacotilla sólo apta para una mascarada cómica.
Un joven alto, rubio, pálido y delgado, de maneras distinguidas y tímido en apariencia, pero que acababa de gastar en París, adonde había ido a estudiar la carrera de derecho, ocho o diez mil francos, además de sus gastos ordinarios, se acercó a Eugenia, la besó en ambos carrillos y le ofreció un neceser, cuyos utensilios eran de plata sobredorada, una verdadera mercancía de pacotilla, a pesar del escudo en el que una E y una G góticas, bastante bien grabadas, podían hacer creer que se trataba de una alhaja.
El primer super-villano de Marvel conocido como El Demoledor luchó con Hombre Gigante y Avispa en Tales to Astonish 63. Era un artista de pacotilla fracasado que llevaba una capucha y utilizaba DDT y trampas de oso como armas.
También, y a petición de Txus, colabora en el disco de canciones infantiles compuesto por Txus para el musical "Héroes de Pacotilla", en el cual canta entre otras, la canción "Donde el Corazón te lleve", compuesta en su momento, por el batería de Mägo de Oz para el disco en solitario de Jose Andrëa.
Roger Ebert declaró que "la película nunca parece barata porque cada toma luce como debería lucir." Ty Burr de The Boston Globe comentó que "algunos aspectos de Primer son tan de pacotilla que provocan reír", pero añadío que "el sentimiento casero es parte del punto de la película." El complejo e inusual argumento y diálogos del filme provocaron controversia.
Carlos Bernárdez Lossada recuerda a los «empresarios Toyota» del pasado y José Vicente Rangel afirma que ahora lo que hay son ricos de pacotilla.
Los fiesteros habitan la raída Amusement Mile de Gotham, en su día popular, y disfrutan comiendo porquerías que ni las palomas probarían y buscando emociones de pacotilla en atracciones de ferias destartaladas que solo dan miedo porque seguramente te mates si subes".