dórico

(redireccionado de dóricas)

dórico, a

1. adj. HISTORIA Que procede de la Dórida, región de la antigua Grecia. dorio
2. s. m. LINGÜÍSTICA Variedad lingüística del griego antiguo, que se hablaba en Corinto, en varias islas, como Creta, y en las colonias griegas de Italia.
3. adj. ARQUITECTURA Se aplica al orden arquitectónico que tiene la altura de la columna de ocho módulos como máximo, el capitel sencillo y el friso adornado con metopas y trigriflos.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

dórico, -ca

 
adj. Dorio.
adj.-s. arq. Díc. de uno de los órdenes arquitectónicos clásicos, caracterizado por la ausencia de base en la columna. (V. orden.)
m. ling. Uno de los cuatro dialectos del griego antiguo.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

dórico

dorique

dórico

dorico
Ejemplos ?
Se han encontrado el basamento y las basas de las columnas. Originariamente, cada uno de los lados del Propileo tenía una fila de seis columnas dóricas coronadas por un frontón.
La fachada del edificio es de estilo neoclásico con marcada tendencia francesa, la construcción consta de dos niveles separados por un entablamiento. El primer nivel presenta un acceso de medio punto y pórtico de columnas dóricas sobre basamentos cuadrangulares.
El Estadio Central (Osrednji stadion) fue construido para la Sociedad Orel entre 1925 y 1941 según los diseños de Jože Plečnik. Su estilo queda reflejado, por ejemplo, en las balaustradas o en las bóvedas de entrada apoyadas sobre pseudo-columnas dóricas.
Esta se desplanta sobre dos series de dieciséis columnas, jónicas las interiores y dóricas las exteriores, ambas de trazado en estilo romano.
Fue construida en el siglo XVI la zona de la cabecera y el crucero son góticas cubiertas con bóvedas estrelladas de terceletes. Las tres naves se separan por columnas dóricas y arcos de medio punto.
Con la subida al poder de Fernando I, el edificio se destina a usos religiosos y en el 1824 se termina el conjunto, de 53 m de altura, 38 columnas dóricas y un pronao monumental enfrentado al Palacio Real.
Las escuelas propiamente dóricas se reducen a las tres primeras ciudades de la lista como situadas en el Peloponeso, las cuales forman la llamada escuela argivo-sicionia, que labró las estatuas atléticas de bronce.
El arco de comunicación entre las capillas-hornacina y las naves laterales se configura en su alzado a estas últimas como un arco del triunfo con dos pares de pilastras dóricas que sujetan una tribuna a la que se abre, por medio de una pequeña puerta (que introduce la escala humana dentro de la escala colosal a la que está pensado todo el edificio para acentuar su grandeza), el espacio que existe sobre las capillas hornacinas, concebido para usos auxiliares, como archivo o biblioteca.
El piso bajo del cuerpo central, concebido como arco de triunfo con dos pares de columnas dóricas gigantes a los lados que apearían un potente entablamento dórico, cobijaría la puerta principal, adintelada y con guardapolvo; sobre este arco del triunfo se encontraría el segundo cuerpo, concebido a manera de un templo tetrástilo, aunque con el manierismo de sustituir las columnas por pilastras, que irían a plomo sobre las columnas del arco del triunfo del piso inferior.
En los extremos de la fachada se situarían dos torres iguales de planta cuadrada, con tres pisos separados por entablamentos apeados sobre pilastras dóricas pareadas dispuestas en las esquinas, siendo los dos primeros pisos macizos, con los lienzos del muro animados con hornacinas, adornos de placas y ventanas adinteladas, y el último cuerpo, donde estarían las campanas, abierto con un gran arco en cada cara de la torre, coronándose todo con una balaustrada con bolas a plomo de las pilastras y cúpula de media naranja con linterna y remate.
La fachada posterior no sería muy distinta a la principal, aunque no se adelantaría el cuerpo central ni el primer piso de este cuerpo tendría cuatro grandes columnas dóricas, sino pilastras, y no habría puerta.
Posee una gran ventana rectangular y adintelada, flanqueada por pilastras que continúan las columnas dóricas del cuerpo bajo, con los símbolos del Sol y la Luna entre ellas, temas marianos, realizados por el escultor salmantino Juan García Espinosa.