díscolo

(redireccionado de díscolos)
También se encuentra en: Sinónimos.

díscolo, a

(Del bajo lat. dyscolus < gr. dyskolos, malhumorado.)
adj./ s. Que es desobediente o rebelde es un niño díscolo que merece ser castigado. indócil, desobediente, enredador, indisciplinado, revoltoso disciplinado, obediente

díscolo, -la

 
adj.-s. Indócil, perturbador.

díscolo, -la

('diskolo, -la)
abreviación
persona disciplinado que es desobediente o indócil Es muy díscola, no acepta los convencionalismos.
Traducciones

díscolo

ausgelassen

díscolo

discolo

díscolo

عاص

díscolo

任性

díscolo

任性

díscolo

egensindige

díscolo

Wayward

díscolo

ADJ
1. (= rebelde) → unruly
2. (= travieso) → mischievous
Ejemplos ?
La discreta fachada de esta taberna, que fue tablao flamenco y lugar de juerga para díscolos gobernantes, custodia un pequeño museo en el que se conservan casi 300 metros cuadrados de azulejos —la mayoría de 15 por 15 centímetros—, piezas muchas de ellas restauradas, y firmadas por maestros ceramistas como Enrique Guijo o Alfonso Romero Mesa entre 1917 y 1930.
Se decía de ella que siempre estaba al acecho, siempre atenta y que arrastraba a los niños, a su madriguera líquida, que habían conculcado la prohibición de no acercarse al brocal. En la Solana (También Ciudad Real) se decía que se llevaba a los niños díscolos.
Algunos empleados colombianos de la Peruvian Amazon hicieron similares declaraciones por patriotismo. Otros testimonios provenían de personas de nula confianza: revoltosos, díscolos o alborotadores.
Esta película era en principio una visión de las investigaciones del Doctor Robert M. Lindner acerca de los adolescentes díscolos y violentos.
Esta movida del alto concepto de vuestra felicidad os dirige todos los auxilios necesarios para perfeccionar la grande obra que habéis empezado y que continuando con la heroicidad que es análoga a vuestros honrados sentimientos extermine esos genios díscolos dueños de nuestro suelo y refractarios a los derechos de vuestra respetable sociedad.
Esta, movida del alto concepto de vuestra felicidad, os dirige todos los auxilios necesarios para perfeccionar la grande obra que habéis empezado: y que continuando con la heroicidad, que es análoga a vuestros honrados sentimientos, exterminéis a esos genios díscolos opresores do nuestro suelo, y refractarios de los derechos de vuestra respetable sociedad.
Y ¿qué influencia no debieron ejercer en las costumbres y en el carácter de nuestros padres el orgullo de tan prodigiosas conquistas, las inesperadas riquezas que se derramaron por la Península, las nuevas necesidades, que el uso de las producciones peculiares de América introdujeron, y por el ancho campo que aquellos vastos y remotos países ofrecían a peregrinas aventuras, al rápido engrandecimiento, al hallazgo de tesoros incalculables y hasta al refugio e, impunidad de los díscolos y malhechores?
La conjuracion, reducida en un principio, como una simple conspiracion, á cierto número de conjurados, se vé forzada á llamar en su socorro y comunicar su secreto a una multitud de conjurados necesarios para grandes y peligrosas empresas; de manera que cuanto mas temible se hace por el número, tanto mas tiene que temerse á sí misma: de aquí es que la suerte comun de las conjuraciones es la de ser descubiertas. Los genios inquietos, envidiosos, díscolos, revoltosos y cizañeros, ambiciosos, malignos y perversos, forman las tramas .
(A Rosa.) La sabiduría divina quiere que haya pobres y ricos, para probar quienes son los buenos que soportan, con mansedumbre, su pobreza, y merecen, por lo mismo, entrar al reino de los cielos, y quiénes son los díscolos, para quienes existen las llamas del Infierno.
Triunfa el instinto sanguinario de los depredadores retrógradas y muertos de hambre espiritual, resentidos de sus impotencias, que los hace ambicionar, odiar a sus semejantes, envidiar, calumniar, estafar, robar, explotar, humillar, abusar, ser crueles, egoístas, díscolos y asesinarlos en su existencia fugaz que se les ha prestado para ver si se superan por obra y gracia de la voluntad creadora.
El Provincial de Lima, al darse cuenta de la escapatoria de sus dos subalternos, no se quedó con los brazos cruzados, y previa reunión y acuerdo del Definitorio, comisionó al padre Terón para que, con el carácter de Procurador, lo defendiese ante el monarca, hiciese arrestar a los frailes prófugos y obtuviese que quedaran perpetuamente privados de voz activa y pasiva los padres Arteaga, Calderón y los tres hermanos Suero, frailes díscolos, escandalosos y tumultuarios, a juicio del partido vencedor.
Las altas culturas espaciales ya preparaban una elegía por aquellos que no habían sido seleccionados, por díscolos y ególatras engreídos, para cambiar su origen de simples monos.