déspota

(redireccionado de déspotas)
También se encuentra en: Sinónimos.

déspota

(Del ital. despota < gr. despotes, dueño, tirano.)
1. s. m. y f. Persona que trata con dureza a sus subordinados y abusa de su poder o autoridad es un déspota con los trabajadores. tirano
2. s. m. POLÍTICA Soberano o político que gobierna de modo absoluto y sin someterse a ninguna ley. dictador
3. HISTORIA Jefe supremo en algunos pueblos antiguos el déspota de Epiro.

déspota

 
m. En la Grecia antigua, señor de una casa o de los esclavos; en Oriente, soberano absoluto; en el Imperio bizantino, persona de la más alta nobleza.
fig.Soberano que gobierna sin sujeción a las leyes.
com. fig.Persona que abusa de su poder o autoridad.

déspota

('despota)
sustantivo masculino
política gobernante sin límites de poder ni respeto por las leyes Finalmente, el déspota fue derrocado.

déspota


sustantivo
persona que abusa de su autoridad y poder El nuevo jefe es un déspota.
Sinónimos

déspota

cosustantivo masculino
adjetivo
Traducciones

déspota

Despot

déspota

деспот

déspota

despot, tyrant

déspota

déspota

déspota

مستبد

déspota

despota

déspota

despot

déspota

despot

déspota

SMFdespot
déspota ilustrado/aenlightened despot
Ejemplos ?
La mujer instruida, entrando en la vida social, sería el medio más eficaz para la pacificación y el desarme, y no las palabras hueras de los déspotas.
XVI.-Prefiere la compañía de los cerdos y el aire de las alcantarillas, que la compañía de los déspotas explotadores y su atmósfera de perfumes.
Nuestro programa puede ser resumido en unas pocas palabras: Paz, emancipación, y la felicidad de los oprimidos. Guerra contra todos los déspotas y opresores.
-Pus pa eso tengo yo cinco azucenas y tos de elástico, como que si hoy las vendo yo es poique como los hijos son unos déspotas pa uno y como a mi Olorcilla, que hoy no está aquí, se le ha puesto entre ceja y ceja el que le merque un mantón de Manila, pos lo que pasa, me voy a desprender por dalle gusto de esas cinco rosas de mayo que son cinco plumas de las alas de mi corazón.
IGUALDAD Que siendo las autoridades ó árbitros nombrados por pacto expreso de todos los que componen una sociedad y, emanando sus atribuciones de las facultades que le han depositado todos los socios, se infiere que, en cualquier clase de un gobierno liberal, no debe reconocerse la odiosa alternativa de clases y distinciones, si no sólo la justa y natural ley de la igualdad, pues aquella sólo fué inventada por los déspotas para dividir la opinión, las familias é intereses, de donde resultaba la fuerza con que se sostenía su tiranía.
No es un ser, muerte violenta, sino, apenas, lacónico suceso; más bien su modo tira, cuando ataca, tira a tumulto simple, sin órbitas ni cánticos de dicha; más bien tira su tiempo audaz, a céntimo impreciso y sus sordos quilates, a déspotas aplausos.
Un día prendió el pueblo su fósforo cautivo, oró de cólera y soberanamente pleno, circular, cerró su natalicio con manos electivas; arrastraban candado ya los déspotas y en el candado, sus bacterias muertas...
as olas del mar se encrespan para besar las furias de los protervos; burbujean para escupir lo que está por cima de sus bajezas. La conciencia de los déspotas, sucia charca, remeda pobremente las turbulencias del océano.
Y para que los jóvenes y los niños de todos los Continentes, todas las razas, todos los idiomas y todas las latitudes se hicieran hombres sobre una tierra en la cual ser hombre fuera un orgullo y no un obscuro presentimiento de esclavitud, las democracias no vacilaron en aceptar el reto trágico de los déspotas.
Para el de Valdehoyos no había más credo político que— quien manda, manda, y cartuchera al cañón— que es el credo de los déspotas, y ponía término á toda discusión diciendo muy exal- tado: — Yo soy aquí el rey, yo soy la Constitución, yo soy todo V...
Nuestro batallar es épico; tenemos por armas nuestras cadenas, que romperemos en la frente de los déspotas; no nos cubriremos los pechos: desnudos como están los ofreceremos al golpe de los esbirros.
Hay hombres y cuéntanse a millones, que sólo os buscan y as quieren para satisfacer en vosotras su necia vanidad, para pasear sobre vuestra delicadeza su orgullo de cobardes y su decantada superioridad, para desquitarse en vosotras, tiernas sensitivas, de las indignidades y bajezas que ellos diariamente tienen para con los déspotas que los oprimen y tratan como bestias aprovechándose de su espíritu pusilánime.