cuadrarse

cuadrarse

(kwa'ðɾaɾse)
verbo pronominal
1. adoptar una postura militar erguida y rígida cuadrarse el soldado
2. no ceder ante pretensiones ajenas Se cuadró ante la insistencia de su hijo.
Traducciones
Ejemplos ?
Si el jugador tiene incómodo el tiro y tiene habilidad puede cuadrarse a la inversa de su tiro normal (si es derecho a la izquierda, si es izquierdo a la derecha), más nunca con el tiro por detrás del cuerpo.
Al año siguiente, ya investido como Presidente de la República, cometió otro error de protocolo al cuadrarse ante el Comandante en Jefe de la Armada, Almirante Edmundo González Robles para corresponder su saludo, siendo que no le corresponde hacerlo puesto que es un civil.
6.-Durante el servicio y en el desempeño de sus responsabilidades militares los soldados respetarán la más estricta disciplina militar pero fuera de servicio, en su vida privada, política y civil, los soldados disfrutarán totalmente de los mismos derechos que todo ciudadano. En particular queda abolida la obligación de cuadrarse y saludar a los oficiales cuando se hallen de permiso.
Si mañana triunfaran los flamantes revolucionarios, ¿piensa nadie que serían capaces de rasgar el Protocolo y cuadrarse frente a frente de los chilenos?
Antes de salir seguido del futuro golpista Jaime Milans del Bosch, el general lo tildó de traidor, a lo que el ministro respondió mandando a los presentes cuadrarse y que abandonara la sala quien estuviera de acuerdo, siendo ahora él el aplaudido.
Eventualmente en la escritura gótica, momento en que la pluma es reemplazada por caña para escribir, las figuras de los neumas tienden a engrosar y cuadrarse.
«Pequeño, enclenque, sus voces de mando inspiraban risa, sus cóleras no asustaban a nadie, los suboficiales le entregaban los partes sin cuadrarse y lo miraban con desprecio».
La posibilidad de cuadrar superficies limitadas por curvas (superficies curvilíneas) y, en especial, la cuadratura del círculo, no habría parecido tan plausible a los griegos de no haber sido por el hecho de que Hipócrates de Quíos demostró que ciertas figuras curvilíneas construidas a propósito por él, llamadas lúnulas, podían cuadrarse.
La resolución de la cuadratura de las lúnulas de Hipócrates creó una falsa expectativa entre los matemáticos de la antigüedad, llevándoles a pensar que podría cuadrarse el círculo.
En el siglo XX Chebotariov y Dorodnov probaron que, en general, las lúnulas no pueden cuadrarse excepto los tres tipos de lúnulas propuestos por Hipócrates y dos tipos más aportados por Leonhard Euler en el siglo XVIII.
Todas las contradicciones presentadas anteriormente no pueden cuadrarse, pero las fechas más probables situarían el nacimiento de Ethelberto sobre en año 560 y la fecha de su matrimonio con Berta sobre 580.
Durante los siguientes 180 años restantes en España las banderas fueron separadas dentro del museo, una se guardó doblada en una vitrina y otra se colgó en una pared junto a la Bandera de Borgoña Azul, como dato curioso esta el que personajes mexicanos como Vicente Riva Palacio al exiliarse o visitar Madrid solían ir al Museo a cuadrarse ante las banderas mexicanas, en concreto una de estas.