Ejemplos ?
Muchas veces nos encantaría a los productores poder darles los aumentos que piden - yo sé que los gobernadores muchas veces están acuciados, que les piden tal o cual aumento – pero también hay que ser criterioso y saber que resulta muy difícil que haya aumentos en una punta del 100% aunque sea para la producción básica y que esos aumentos no se traduzcan, después, en la punta de la góndola.
La idea precisamente es lograr una de las cosas que siempre se criticaron desde la política social que era la superposición de planes que no nos permitía a quienes teníamos responsabilidades institucionales - cualquiera fuera nuestra jurisdicción - tener un mapa adecuado, solvente, criterioso de cuál es realmente y con exactitud la situación de los sectores más vulnerables y qué tipo de ingresos reciben.
Proviene de las divisiones inferiores Colo-Colo, debutando en un partido de la Primera división chilena el año 2001, frente a Unión San Felipe. Es un central técnicamente muy dotado, certero en el juego aéreo y criterioso con el balón en los pies.
Las maniobras por detenerlo fracasan activando la alarma y el pánico en el centro de operaciones de Virginia Railroad, comandado por la jefa de tráfico Connie (Rosario Dawson), quien además está bajo la supervisión de un muy poco criterioso director-gerente, Oscar Galvin (Kevin Dunn).
En los 1990, Fernández de Rosa es director de casting de Telefe, un trabajo que lo estresó mucho, pero que lo consolidó como respetado y criterioso ejecutivo.
Translated Woman contribuye al argumento criterioso feminista, de que el estudio de las mujeres en la antropología se ha infravalorado debido a los prejuicios académicos tradicionales, que consideran que el análisis centrado en la mujer es demasiado sesgado personalmente.
D'Ascenso fue una persona muy querida por sus compañeros que ponderaban su manera de ser, respetuosa, silenciosa, y que en la cancha se traducía positivamente en todo lo que se le pide a un delantero. Habilidoso, solidario, oportunista y criterioso.
Las dificultades económicas del club, que le impedían incorporar jugadores de nivel, le dieron la posibilidad de afianzarse en el equipo titular, donde jugó como un carrilero muy ofensivo, rápido y criterioso, aunque desequilabrante para su propia defensa, la que dejaba permanentemente desguarnecida.