Ejemplos ?
epíteto que hace referencia a su carácter de especie cultivada.;Sinonimia: Lactuca capitata (L.) DC. Lactuca crispa (L.) Roth Lactuca palmata Willd.
Por otra parte corresponde hacer mención de las «algas terrestres» siendo la más notoria la Prasiola crispa que se encuentra frecuentemente sobre las rocas.
uando, por un decreto de las potencias supremas, El Poeta aparece en este mundo hastiado, Su madre espantada y llena de blasfemias Crispa sus puños hacia Dios, que de ella se apiada: —"¡Ah!
Terminada la tarea y cegado por la deslumbradora claridad que irradiaba de lo alto, con una mano delante de los ojos, a guisa de pantalla, exploraba el horizonte, indeciso acerca de la dirección que debía seguir, cuando el silbido de la perdiz que levanta el vuelo y que crispa los nervios del más flemático lo hizo volverse con presteza.
¡A través de este vórtice que crispa, y ávido de brillar, vuelo o me arrastro, oruga enamorada de una chispa o águila seducida por un astro!
Y en el espasmo súbito que al vuelo De la colgante y columpiada soga Muere y crispa las carnes del chicuelo-, Claudia, gime, se increpa, se desfoga, Y a pezones erguidos mira el cielo, Y aun osa blasfemar, porque se ahoga.
Si revuela a nuestro alrededor un solo murciélago, nos crispa; si en una gruta pabellonada de sartas de murciélagos se nos aplana encima el enjambre, nos ahoga.
Sentir el hielo que en las venas cunde cuando los nervios crispa el sobresalto; y maldecir a luna si difunde su delatora luz sobre lo alto.
Han de saber ustedes que yo soy un chiflado del siglo xix, y que mi inofensi- va chifladura consiste en preocuparme de cuestiones sobre gra- matiquería y lingüística castellana. Una mala concordancia, por ejemplo, en pluma que estimo como castiza y correcta, me crispa los nervios.
En su disertación sobre la enfermedad de Job, remite Calmet al lector a este epigrama de Ausonio sobre una dama romana, llamada Crispa: Crispa con sus amantes feroz jamás ha sido; la lengua y boca ofrece a sus placeres vivos: Todos sus agugeros siempre estuvieron listos, Franqueza y bondad tanta, Celebremos, amigos.
Y hoy, a semejanza de otro tiempo, los profetas de la desesperación se sienten auxiliados por la esfinge silenciosa. A la cólera intolerable que crispa los músculos en el bajo fondo social, responde la cólera química de las entrañas del globo.
Pertenecen a los denominados peces payaso, o peces anémona, y viven en una relación mutualista con anémonas Stichodactyla mertensii, y, menos frecuentemente, con Heteractis crispa.