creerse

creerse

(kɾe'eɾse)
verbo pronominal
pensar alguien que tiene ciertas bondades que en realidad no posee Se cree el mejor de todos.
Ejemplos ?
Tratándose de los hombres, podría creerse que obran así por convicción, pero de los animales, ¿sabrías decirme dónde adquieren estas disposiciones amorosas?
Imagínense, un tigre sin grúa a mitad de la llanura tan transitada. ¿Podría creerse? Hasta había ennegrecido por la preocupación.
Sutiles inconsciencias regodeándose en sus altivos yermos, no escuchan las acústicas precisas de creerse inmarcesibles cetros en la oquedad celeste.
No comencemos, compañero, por hacer caudillos para que mañana se conviertan en tiranos. Cuando se hace creer a un hombre que a él se le debe la libertad de un pueblo, ese hombre llega a creerse superior a lo demás.
El coronel 0 Connor fué ascendido á general de brigada del Perú por el presidente Oibegoso, once años después de la batalla de Ayacucho, en recompensa á su comportamiento en la acción de Socabaj'a; otro combate en que, de paso sea dicho, no se debió el triunfo según el autor de las Memorias, á la dirección de Santa Cruz, sino á la iniciativa y serenidad de O'Connor, que en las postri- merías de su existencia, adoleció la neurosis de creerse el Deus ex mnchina que manejara á los prohombres y á los aconteci- mientos.
si es así como entiendes la vejez –exclamó el papa– corres el riesgo de ser canonizado. – Después de vuestra ascensión al papado, puede creerse todo.
Lo que las ideas latentes contenían no era propilena, sino amilena. Pudiera creerse que no ha tenido aquí efecto, en la elaboración del sueño, más que un sencillo desplazamiento.
Jamás deben quedar impunes los delitos de los mandatarios públicos. Ningún hombre puede creerse inviolable. Jamás puede suspenderse, limitarse ni dificultarse el derecho de presentar peticiones a los depositarios de la libertad pública.
viceversa), pues en lo más íntimo, saben que lo que tratan de encubrir entre muchos, es su pavor latente ante la vida ignorada, ante lo futuro inaplazable, ante su angustia de cada día... La pandilla les hace creerse importantes, como los personajes amaestradores del cine.
Se ponían de acuerdo en emitir su humillante fallo para los llamados humanos. Son tan egoístas y destructores, pero lo peor, engreídos al creerse eternos y sabios.
Las monstruosas distinciones.la inejecución de las leyes y el creerse con toda la autoridad efectiva los que no la tienen, sino en tal grado de representación, como la que se le ha conferido por el pueblo; son las causas respectivas de nuestra opresión y de hallarse nuestros males sin remedio.
Oh, lodo, lupanar, o si más perdido puedes algo ser. Pero no, aun así, ha de creerse esto bastante, que si no otra cosa se puede, rubor de su férrea cara de perra saquemos.