Ejemplos ?
Vuestro acusador es Moisés, en quién habéis puesto vuestra esperanza. 46. Porque, si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque él escribió de mí. 47.
45 No penséis que yo os tengo de acusar delante del Padre; hay quien os acusa, Moisés, en quien vosotros esperáis. 46 Porque si vosotros creyeseis á Moisés, creeríais á mí; porque de mí escribió él.
Creédme, no paséis más allá; no os extraviéis en un laberinto del que no podraís salir. Esto no os haria mejores, sino quizás un poco más orgullosos; porque creeríais saber mucho, no sabiendo nada en realidad.