craso

(redireccionado de crasos)
También se encuentra en: Sinónimos.

craso, a

(Del lat. crassus, gordo.)
1. adj. Que tiene mucha grasa su imperturbable sonrisa y sus crasas manos le inspiraban confianza. graso
2. Se aplica al error, al engaño, a la ignorancia que son burdos, groseros y no admiten disculpa resultó un craso error confiar en ellos; su crasa ignorancia quedó patente. enorme insignificante
3. BOTÁNICA Se aplica a las plantas que tienen tallos gruesos y carnosos, en los que almacenan gran cantidad de agua.

craso, -sa

 
adj. Grueso, gordo.
fig.Con los sustantivos, error, ignorancia, etc., indisculpable.
bot. Dícese del tallo, hoja, etc., repletos de jugos y considerablemente gruesos. Las plantas crasas son propias de climas áridos o de suelos pobres.
m. Crasitud.

craso, -sa

('kɾaso, -sa)
abreviación
error, ignorancia de gran magnitud y evidencia Craso error haber aceptado esa propuesta.
Sinónimos

craso

, crasa
Traducciones

craso

crasso

craso

Crasso

craso

ADJ
1. (= gordo) [persona] → fat; [líquido] → greasy, thick
2. [error] → gross, crass
3. (Andes, Cono Sur) (= grosero) → coarse
Ejemplos ?
Marco Tulio Cicerón, perseguido de los Catilinas, Clodios, Pompeyos y Crasos, los unos enemigos manifiestos, y otros no seguros amigos; mientras arrimando el hombro tuvo a la república que se iba a caer, padeció con ella tormentas; apartado finalmente, y no quieto con los prósperos sucesos, y mal sufrido con los adversos, abominó muchas veces de aquel su consulado tan sinfín, aunque no sin causa alabado.
En esta guerra de Mario y Sila, además de los que murieron fuera, en los combates, también dentro de Roma se llenaron de muertos las calles, plazas, teatros y templos, de modo que apenas se pudiera imaginar cuándo los vencedores hicieron mayor matanza, si cuando vencían, o después de haber vencido; pues en la victoria de Mario, cuando volvió del destierro, además de las muertes que se hicieron a cada paso por todas partes, la cabeza del cónsul Octavio se puso en la tribuna; degollaron en sus mismas casas a César y a Fimbria; hicieron pedazos a los Crasos, padre e hijo, al uno en presencia del otro; Bebio y Numitor perecieron arrastrados con unos garfios, derramando por el suelo sus entrañas.
A mi —respondió el alquimista— poco se me entiende de poesía; y así, no sabré poner en su punto la desgracia de que vuesa merced se queja, puesto que, aunque fuera mayor, no se igualaba a la mía, que es que, por faltarme instrumento, o un príncipe que me apoye y me dé a la mano los requisitos que la ciencia de la alquimia pide, no estoy ahora manando en oro y con más riquezas que los Midas, que los Crasos y Cresos .
En tu espírifu insensato abstente, pues, de esas acciones. Antes bien, ofrece castamente e inocentemente sacrificios a los Dioses inmortales y quema muslos crasos.