coscorrón


También se encuentra en: Sinónimos.

coscorrón

(De kosk, voz onomatopéyica.)
1. s. m. Pequeño golpe dado en la cabeza al levantarse se dio un coscorrón con la puerta del armario.
2. Colomb. Mendrugo de pan.
3. Chile BOTÁNICA Variedad de poroto, planta papilionácea.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

coscorrón

 
m. Golpe doloroso en la cabeza, que no sangra.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

coscorrón

(kosko'ron)
sustantivo masculino
1. golpe doloroso en la cabeza efectuado con los nudillos de la mano Este joven necesita un buen coscorrón del padre.
2. golpe accidental en la cabeza Cuando se bajó del auto se dio un coscorrón fuerte.
3. contrariedad experimentada por alguien gracias a su terquedad o inexperiencia Tuvo que aprender a los coscorrones.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

coscorrón

sustantivo masculino
1 cabezazo, capón (col.).
Se usa principalmente en la construcción darse un coscorrón.
2 (col.)percance, contratiempo, contrariedad, dificultad.
Un coscorrón es un percance o un contratiempo debido a la inexperiencia o tozudez.
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

coscorrón

SM
1. (= golpe) → bump on the head
2. (= contratiempo) → setback, knock
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Su primito Raúl va con él a París, a ver con él al hombre que llama a los pájaros, y la tienda del Louvre, donde les regalan globos a los niños, y el teatro Guiñol, donde hablan los muñecos, y el policía se lleva preso al ladrón, y el hombre bueno le da un coscorrón al hombre malo.
Seturas pleiteaba con la desdeñosa tenacidad de todo buen montañés para quien nada supone el bollo cuando se trata del coscorrón: lo propio hizo su padre, muerto gloriosamente de un sofocón a la puerta de la Audiencia, por llegar a tiempo a presenciar la quincuagésima-octava vista del proceso.
Cuando le costaba un coscorrón un tropiezo, suspiraba, y, en vez de rascarse, se aseguraba bien las gafas, que a su juicio tenían la culpa de todo...
Pero don Pedro no era de los que se dejan engatusar con dedadas de miel, y le contestó al presidente: -Sabroso bocado es doña Francisca, hermosa como una perla, rica como una reina y con mucho señorío en la persona; pero perdono el bollo por el coscorrón, que en Dios y en mi ánima tengo jurado no renunciar a las gollerías de mancebo ni por todo el imperio de las Indias, amén de que entre el sí y el no de una mujer no pondría yo ni la punta de un alfiler.