corro


Búsquedas relacionadas con corro: correo

corro

1. s. m. Círculo que forman las personas para hablar entre ellas, escuchar a alguien que se sitúa en el centro o para participar en determinados juegos u otras actividades se sentaron formando un corro. corrillo
2. Espacio que se forma dentro de este círculo en el centro del corro colocaron una lámpara portátil.
3. Espacio de forma circular o casi circular.
4. JUEGOS Juego infantil en que los participantes cantan y bailan cogidos de las manos y formando un círculo.
5. ECONOMÍA Lugar donde se efectúan las transacciones de valores en la bolsa se conocieron en el corro bursátil. centro
6. hacer corro Apartarse la gente aglomerada para hacer un espacio en medio el médico pidió que hicieran corro para no atosigar al herido.
7. hacer corro aparte coloquial Reunirse varias personas en un grupo aparte de una reunión mayor para hablar entre ellos apartados de los demás hicieron corro aparte para ponerse de acuerdo.

corro

 
m. Cerco que forma la gente para hablar, para solazarse, etc.
Espacio que incluye.
Espacio circular o casi circular.
Juego de niños que consiste en formar un círculo, cogidos de la mano, y cantar dando vueltas alrededor.

corro

('koro)
sustantivo masculino
1. rueda formada por personas para hablar o entretenerse El público formó un corro alrededor del comediante.
2. juegos juego infantil donde los niños cantan una canción mientras giran tomados de la mano Le tocó estar en el centro del corro.
3. área circular que resalta en un lugar corro de arbustos
4. economía grupo de agentes de bolsa que negocian iguales valores mercado de corros
Traducciones

corro

circle

corro

SM
1. [de gente] → ring, circle
la gente hizo corrothe people formed a ring o circle
2. (= baile) → ring-a-ring-a-roses
los niños cantan esto en corrothe children sing this in a ring
3. (Fin) → pit, ring (in the stock exchange)
4. (Agr) → plot, small field, patch
Ejemplos ?
Y la señora Rosario miró a hurtadillas el animado corro de mozas, todas las cuales, sin duda, hubieran dado un ojo de la cara por enterarse de lo que hablaban la señora Rosario la Lechuguina y Dolores la Jarampera.
Teje y desteje como para perder el tiempo ganado o perdido. Bajo con prontitud, sonrío. Corro hacia ella. Los pasajeros continúan con sus pláticas sin importancia.
¡Asesina a la buena señora, hablándole de insolvencia y de ejecución, al pedirle los honorarios, para ver si la obligaba a darle la mano de usted; y ahora quiere comprar esa misma mano con el dinero que le sacó por haber perdido el asunto de la viudedad... ¡Nada, nada! ¡Corro en su busca! ¡A ver!
Bedoya, José Rudecindo Rojo, Manuel Tezanos Pinto, Manuel Berdia, Miguel Calixto del Corro, José Gregorio Baigorria, Enrique Araujo, Ventura Ocampo.
-le dijo-. Y se disolvió el corro, marchándose cada quisque por donde quiso. Bien enterado Cafetera de los azares y estatutos de su nueva profesión, no quiso lanzarse a ella sin prevenirse antes contra las eventualidades.
-preguntó el grande. Y el menor respondió: -No sé otro sino que corro como una liebre, y salto como un gamo y corto de tijera muy delicadamente.
Ni se me abre el apetito con vino blanco y panales, ni aunque me dieran a pienso garbanzos y chocolate. No voy el domingo al corro si tú no estás en el baile, ni me pongo otra camisa que la que tú me bordeastes.
53 Me he reído de no sé quién ora, del corro, que, cuando admirablemente los vatinianos cargos mi Calvo había explicado, admirado dice esto, y las manos levantando: “Dioses magnos, mamarracho diserto.” 54 De Otón la cabeza que un pueblo es más diminuta, y de Herio rústicamente semiaseadas las piernas, sutil y leve el pedo de Libón.
El señor chofer dijo que mi pariente había cruzado con descuido la avenida. Por eso, para mí fue una sorpresa muy agradable descubrir esta biblioteca. Aquí no corro peligro. Es enorme.
oluntario de España, miliciano de huesos fidedignos, cuando marcha a morir tu corazón, cuando marcha a matar con su agonía mundial, no sé verdaderamente qué hacer, dónde ponerme; corro...
Dejando no poco en el tintero, paso á comprobarlo. Conversábase en un corro de amigos, siendo el tema refe- rir cada uno el lance más crítico en que se hubiera encontrado.
¡Aleluya! (A ella.) Corro a dar la noticia al amo, para que por teléfono se avise a la autoridad que devuelvan a Juan. ¡Dios quiera que no sea demasiado tardío tu sacrificio!