corderillo

corderillo

s. m. Piel de cordero curtida con su lana.
Traducciones

corderillo

lambskin

corderillo

SMlambskin
Ejemplos ?
Las hebras del ovillo De lana fina y pura Que deja el corderillo Entre la zarza dura Conoce el Hacedor; La pluma vieja y triste Que al viento el ave ofrece, La nueva que se viste Cuando rejuvenece Y ostenta más vigor.
Y en su entusiasmo se hizo un cinturón y bordó encima con letras muy gordas: «Mató siete de un cachete.» -Pero la ciudad es muy pequeña, añadió en seguida; debe saberlo el mundo entero. El corazón le saltaba de alegría dentro del pecho, como la cola de un corderillo.
- Está gorda, apetitosa, la alimentaron con nueces -dijo la vieja de los bandidos, que era barbuda y tenía unas cejas que le colgaban por encima de los ojos. - Será sabrosa como un corderillo bien cebado.
-La mar serena lo traga, y desparece. Violo el Jordán, y huyó: monte y collado, cual tierno corderillo, saltaron de placer: el risco alzado, cual suelto cabritillo.
La verde margen del ameno río, tal vez buscando alivio, visitaba; y a la distante causa de sus males, desesperado enviaba quejas tales: No huye tanto, pastora, el corderillo del tigre atroz, como de mí te alejas, ni teme tanto al buitre el pajarillo, ni tanto al voraz lobo las ovejas.
¡Cómo van a quedarse en diez los dientes, en palote el diptóngo, la medalla en llanto! ¡Cómo va el corderillo a continuar atado por la pata al gran tintero!
Antiguas profecías lo tenían anunciado: Isaías, el de los labios purificados por el ascua de fuego, lo había dicho expresamente. No un león de Judá, sino un corderillo.
Tomando Astolfo de ella una cadena las manos a la espalda al felón traba; pecho y brazos le envuelve y, sin que ceja pueda apenas mover, alzar lo deja, no sin la red quitarle antes de encima, pues manso era ahora más que un corderillo.
Y si yo sé de una flor única en el mundo y que no existe en ninguna parte más que en mi planeta; si yo sé que un buen día un corderillo puede aniquilarla sin darse cuenta de ello, ¿es que esto no es importante?
Y al mismo tiempo ase de él mientras pendía del muro, y con parte de este lo arranca, trayéndolo hacia sí, no de otra suerte que cuando el águila armígera de Júpiter levanta en sus garras a una liebre o a un cándido cisne, y se remonta con su presa a las alturas, o cual el lobo consagrado a Marte arrebata de la majada al corderillo que su madre reclama con frecuentes balidos.
«Estoy mala e ignoro mi mal; padezco y no me veo herida; me lamento y no perdí ningún corderillo; me abraso y estoy sentada a la sombra.
El golpe a éste la conciencia borra, y el otro, porque darle muerte quiere, le quita el yelmo que traía puesto, pudiendo así Rogelio verle el gesto; y ve el gesto desnudo de su bella y adorada señora Bradamante, y ve que es ella misma al cabo aquella a quien dar muerte quiere el mal gigante: por lo que batallar con él querella y hasta él espada en mano va delante, mas éste, no atendiendo a quien le brama, toma en sus brazos la abatida dama, a hombros la echa, y lejos la transporta como el lobo tal vez el corderillo, o el águila en la aguda garra porta pichón u otro pequeño pajarillo.