coraza


También se encuentra en: Sinónimos.

coraza

(Del lat. coriacea, hecha de cuero.)
1. s. f. HISTORIA, MILITAR Armadura de cuero, hierro o acero, que protege el pecho y la espalda la lanza le atravesó la coraza y le hirió el pecho.
2. Defensa, protección o refugio, físico o espiritual se ha hecho una coraza de cinismo y es insoportable.
3. MILITAR Conjunto de planchas metálicas que sirven para acorazar o blindar una embarcación, los carros de combate, etc. blindaje
4. ZOOLOGÍA Concha de la tortuga, del galápago o de otros animales quelonios con aberturas para la cabeza y las patas.
5. DEPORTES Lámina metálica que cubre el tronco del floretista en la esgrima.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

coraza

 
f. Armadura del busto, hecha de cuero, hierro o acero, compuesta de peto y espaldar.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

coraza

(ko'ɾaθa)
sustantivo femenino
1. historia armadura de metal que protege el pecho y la espalda del soldado En la antigüedad los guerreros se vestían con cascos y corazas.
2. zoología valva resistente que cubre el cuerpo de algunos animales coraza del armadillo
3. elemento inmaterial que es útil como refugio coraza de justicia
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

coraza

sustantivo femenino
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

coraza

armure

coraza

cuirass, shell

coraza

갑옷

coraza

SF
1. (Mil, Hist) → cuirass; (= protección) → protection
2. (Náut) → armour-plating, armor-plating (EEUU)
3. (Zool) → shell
4. (Aut) → radiator cover
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Rota ya el asta, su Fusberta caza y toca al punto a Serpentín de Estella, al cual, pese a su mágica coraza, turbado fuera de la silla empella.
Responde él con la lanza a aquel osado que entre otras diez por la más fuerte tasa, y, apuntando al escudo del privado, el pecho y la coraza le traspasa.
En la sangrienta batalla de Chupas y cuando la victoria se pronunciaba por los almagristas, Francisco de Carbajal, que mandaba un tercio de la alebronada infantería real, exclamó arrojando el yelmo y la coraza y adelantándose a sus soldados: «¡Mengua y baldón para el que retroceda!
Tan luego como el preclaro hijo de Licaón vio que Diomedes corría furioso por la llanura y tumultuaba las falanges, tendió el corvo arco y le hirió en el hombro derecho, por el hueco de la coraza, mientras aquél acometía.
En la cámara halló a Alejandro, que acicalaba las magníficas armas, escudo y coraza, y probaba el corvo arco; y a la argiva Helena, que, sentada entre sus esclavas, ocupábalas en primorosas labores.
Acaudillaba a los locrenses, que vivían en Cino, Opunte, Calíaro Besa, Escarfa, Augías amena, Tarfa y Tronio, a orillas del Boagrio, el ligero Ayante de Oileo, menor, mucho menor que Ayante Telamonio: era bajo de cuerpo, llevaba coraza de lino y en el manejo de la lanza superaba a todos los helenos y aqueos.
O cuando armados de coraza marchan los varones hacia la guerra destructora de hombres, allí la diosa asiste a los que quiere decididamente concederles la victoria y encumbrarles de gloria.
Calírroe, hija del Océano, unida con el valeroso Crisaor en el amor de la muy dorada Afrodita, parió un hijo, el más violento de todos los mortales: Gerión, al que mató el fornido Heracles por sus bueyes de marcha basculante en Eritrea rodeada de corrientes. Con Titono, Eos dio a luz a Memnón de broncínea coraza, rey de los etíopes y al héroe Ematión.
El divino Alejandro, esposo de Helena, la de hermosa cabellera, vistió una magnífica armadura; púsose en las piernas elegantes grebas ajustadas con broches de plata; protegió el pecho con la coraza de su hermano Licaón, que se le acomodaba bien; colgó del hombro una espada de bronce guarnecida con clavos de plata; embrazó el grande y fuerte escudo; cubrió la robusta cabeza con un hermoso casco, cuyo terrible penacho de crines de caballo ondeaba en la cimera, y asió una fornida lanza que su mano pudiera manejar.
No se olvidarán de ti, oh Menelao, los felices e inmortales dioses y especialmente la hija de Zeus, que impera en las batallas; la cual, poniéndose delante, desvió la amarga flecha: apartóla del cuerpo como la madre ahuyenta una mosca de su niño que duerme plácidamente, y la dirigió al lugar donde los anillos de oro sujetaban el cinturón y la coraza era doble.
En vez de dejaros abatir, mi querido Romualdo, haceos una coraza de oración, un escudo de mortificación y combatid valientemente al enemigo: le venceréis.
Su espantable figura, reproducida en la coraza, en el escudo, en todas las partes de la armadura con infinito espejismo, la turbaban, obligándola a retroceder.