contrapelo

contrapelo

(Del lat. contra, contra + pilus, pelo.)
1. loc. adv. Indica contra la dirección del pelo en la expresión a contrapelo al pasarle la mano a contrapelo por la nuca, se le erizó el vello.
2. Se usa para indicar que se realiza una acción de manera contraria a la usual o admitida en la expresión a contrapelo era amiga de ir a contrapelo de los demás y polemizar sobre todo asunto.

contrapelo, a

 
loc. adv. Significa contra la inclinación natural del pelo.
fig. y fam.Con dificultad, con desgana.
Traducciones

contrapelo

SM a contrapelothe wrong way
acariciar un gato a contrapeloto stroke a cat the wrong way
todo lo hace a contrapelohe does everything the wrong way round
intervino muy a contrapelohe spoke up in a most unfortunate way
Ejemplos ?
El cepillo de contrafibra es un pequeño guillame de carpintería que está diseñado para cortar a contrapelo y es lo suficientemente diminuto para ser utilizado con una sola mano.
A contrapelo de las tendencias sobre todo 'historizantes' y 'antropologizantes' de la teología liberal y de su orientación a favor de un protestantismo cultural, la teología dialéctica (llamada también teología de la crisis o neo-ortodoxia) reclamaba la contraposición, la absoluta contradicción (de ahí su carácter 'dialéctico') entre Dios y las empresas e intereses humanos.
Un buen ejemplo de sibarita puede encontrarse en la novela decadentista de Joris-Karl Huysmans titulada "A contrapelo", concretamente en el personaje central, Jean Floressas Des Esseintes.
(ISBN 84-7035-178-8) El mito del carácter nacional (2004), Caro Raggio, Editor. Meditaciones a contrapelo (1970), Seminarios y Ediciones.
Pero al año siguiente, 1966, se consideró poco práctico seguir con la elaboración de la lista y -frente al creciente caudal de publicaciones- fue eliminado el Índice de Libros Prohibidos, a contrapelo de la opinión del cardenal Ottaviani (prefecto de la Doctrina de la Fe y principal voz del bando conservador en el Concilio Vaticano II), quien en una entrevista poco antes de se adoptara la extinción del Index descartaba cualquier cambio futuro sobre el particular.
El escritor Álvaro Bisama ha dicho que «la prosa de Cerda (elaborada, personal a pesar de su cuño donosiano) siempre jugó a cierta honestidad nostálgica que lo hacía un escritor tardío pero necesario, que escribía a contrapelo de las modas y razonaba con una ética propia no siempre cómoda».
Traducido al español: "Aquella gente..." (1976) Farsas para títeres (teatro, 1973) Teatro pra xente (teatro, 1974) Poemas galegos (poesía, 1980) Proceso en Jacobusland (Fantasía xudicial en ningures) (teatro, 1980) Castelao escritor (Ensayo 1986) A Contrapelo (Ensayo, 1993) Horizonte evadido (poesía, 1936) En soledad amena (poesía, 1941) La catedral y el niño (narrativa, 1948) Chile a la vista (ensayo, 1950) Las buenas maneras (ensayo, 1963) Los miedos (novela, 1963) A esmorga, «La gresca», traducción del gallego al catalán de Jaume Silvestre.
Es la segunda obra más famosa del autor, después de A contrapelo, y es recordada por ser el último libro que escribió Huysmans antes de convertirse al catolicismo.
En 1894, antes de que se produjesen la rebelión fenomenológica de Husserl y la vitalista de Ortega, fue publicada La filosofía de la libertad. En este sentido fue una obra prematura, nacida a contrapelo de su tiempo.
Experiencia: en los niños y personas con poca experiencia es más probable que se produzcan cortes en la piel al afeitarse a contrapelo.
Si bien se obtiene un corte al ras casi siempre cortando a contrapelo (es decir, que la cuchilla se mueve en el sentido contrario al crecimiento del vello) a veces se acostumbra hacerlo en el mismo sentido por diversos motivos: Estética: con la intención de realizar un corte que no llegue al ras.
El protagonista de A contrapelo (À rebours), de Huysmans, Des Esseintes, encarnación del decadentismo, está fascinado por el arte de Moreau, y especialmente por el cuadro La aparición.