Ejemplos ?
Art. 2.- La Tarjeta de Identificación Personal deberá contener por lo menos los siguientes datos: 1º.) Número correlativo de orden.
Agatón, manda a un esclavo que me traiga una copa bien grande, o mejor: esclavo, dame ese vaso. Aquel vaso podría contener más o menos ocho cotyles.
P.-¿Y no hai en las monarquías algun arvitrio para contener a los Reyes en los límites de su prerrogativa, y que no abusen de la constitucion?
¡Lo horrible es sentirse incapaz de contener, no un tren, sino una miserable razón humana que huye con sus válvulas sobrecargadas a todo vapor!
3.- El Carnet de Identificación Personal deberá contener, por lo menos, los siguientes datos y requisitos: 1º) Número correlativo de orden.
El registro se hará en tarjetas especiales conforme el modelo que formule el Ministerio del Interior, y deberán contener los mismos datos que la Cédula, una fotografía del interesado, las impresiones digitales y su firma si pudiere hacerlo.
Cuando la abuela echó de ver sus feas caras, cuando ella los vio, entonces la abuela se rió, la abuela no pudo contener la risa; al instante, fuéronse; ella no vio ya más sus caras.
6.- Únicamente se expedirá un Carnet de Identificación por persona; en caso de pérdida o deterioro podrá aquél reponerse; en caso de deterioro, deberá devolverse el Carnet deteriorado. El Carnet repuesto deberá contener el mismo número correlativo de orden del original y la razón de "REPOSICIÓN".
Docenas primero; cientos después; luego millares, millones, un hervidero tan incontable, un ejército tan infinito, que estallan las paredes de la cripta, las de la Basílica, las de Roma, las de todo cuanto pretendiese contener la expansión de la horda de miserables.
Ocupábanse entonces los mensú en la planchada, tumbando piezas entre inacabable gritería, que subía de punto cuando las mulas, impotentes para contener la alzaprima que bajaba de la altísima barranca a toda velocidad, rodaban una sobre otra dando tumbos, vigas, animales, carretas, todo bien mezclado.
Nosotros consideramos que el sentimiento del deber, profundamente arraigado en una naturaleza de hombre, es capaz de contener por tres horas el mar de demencia que lo está ahogando.
Hasta entonces habíamos tenido casi todos fuerza de voluntad para contener nuestras lágrimas, pero al verle beber, y después que hubo bebido, nos echamos a llorar como los otros.