consolación

(redireccionado de consolaciones)

consolación

(Derivado de consolar.)
1. s. f. Acción y resultado de consolar o consolarse el premio de consolación le pareció irrisorio. alivio, bálsamo, consuelo
2. JUEGOS Tanto que paga a los demás jugadores el que pierde una mano en la que ha sido el único apostante, en algunos juegos de cartas.

consolación

 
f. Acción y efecto de consolar o consolarse.

consolación

(konsola'θjon)
sustantivo femenino
alivio de la pena o angustia de una persona Le dieron un premio de consolación.
Traducciones

consolación

consolation

consolación

consolazione

consolación

Trost

consolación

consolation

consolación

troost

consolación

consolação

consolación

عزاء

consolación

παρηγοριά

consolación

安慰

consolación

安慰

consolación

trøst

consolación

נחמה

consolación

tröst

consolación

SFconsolation
Ejemplos ?
10 Entre nosotros también hay cano, también hay viejo Mucho mayor en días que tu padre. 11¿En tan poco tienes las consolaciones de Dios?
Pero su principal obra es el Libro de las consolaciones humanas, en el que sigue al "noble Boeçio", como señala en el prólogo, esto es, el De consolatione philosophiae de Boecio; la obra fue seguramente redactada en latín y luego traducida al castellano por él mismo o por un autor también aragonés.
Alain de Botton, Las consolaciones de la filosofía, especialmente el Capítulo 4: "Consolación para la ineptitud", donde habla de Montaigne, y anecdóticamente el Capítulo 6: "Consolación para las dificultades", donde menciona sumariamente el perspectivismo de Nietzsche.
Tras el concilio de Constanza no pudo volver a Francia, a causa de los desórdenes que se produjeron, y se retiró a Baviera. Durante este exilio, compuso las Consolaciones de la teología, obra en cuatro libros.
Adonais, 1954 Altos mayos; en Caracola, n.º 18, 1954 Lugares del corazón, en nueve sonetos que los celebran, Cuadernos de María Cristina n.º 16; Málaga, Librería Anticuaria El Guadalhorce, 1962 Ardiente jinete, Málaga, Puerta del Mar, 1984 Cancionerillo de la Casería (1940-1943), Málaga, Librería Anticuaria el Guadalhorce, 1987 Al dulce son de Dios Consolaciones (1955-1965), en Poesía 1929-1980, 1989 Oscuridad adentro (1950-1980), en Poesía 1929-1980, 1989 Poesía, Pre-Textos, 2001 Yo sólo sé nombrarte antología, ed.
En la Historia ecclesiastica gentis Anglorum de Beda el Venerable se recoge una carta del papa Gregorio Magno a Mellitus, sosteniendo que las conversiones serían más sencillas si se permitía a la gente conservar las formas superficiales de sus tradiciones, mientras que demanda que las tradiciones deberían estar en honor al Dios cristiano, " al extremo que, mientras que algunas satisfacciones superficiales se les sean permitidas, pueden más fácilmente dar consentimiento a las consolaciones internas de la tolerancia de Dios".
Una vertiente más reflexiva da curso a las preocupaciones en torno al recuerdo, la soledad y el tiempo, bajo un estilismo de ruptura y repeticiones que se puede rastrear en sus libros de diversas épocas -en muchos de los cuales el tiempo de la escritura no concuerda con el de la publicación-: Al dulce son de Dios, Consolaciones, Lugares del corazón en nueve sonetos que lo celebran, Salmo, Oscuridad adentro, Objetos perdidos, Entre otros olvidos, Rescoldos o La voz que me llama.
En él se cumplía el tópico tantas veces mencionado de que los críticos literarios son literatos frustrados, pues algunas de sus objeciones parecen más motivadas por la antipatía personal que experimenta hacia el autor juzgado.;Poesía 1829 - Vida, poesías y pensamientos de Joseph Delorme 1830 - Las consolaciones 1837 - Pensamientos de agosto 1843 - Libro de amor 1863 - Poesías completas...
Cuentos (1986). Boda civil y otros cuentos (1994). Del amor y otras consolaciones (1995). Paisaje murciano." Murgetana, Nº. 100, 1999, pags.
En Raimundo Lulio (Libro de las Contemplaciones, Blanquerna, Libro del amigo y del amado, Philosophia Amoris, Liber Proverbiorum, poesías en lengua vulgar, etc.) En Don Pedro Gómez de Albornoz, arzobispo de Sevilla (Libro de la justicia de la vida espiritual de todos los hombres, e de la perfection de la Iglesia militante). En Pedro de Luna, el antipapa (Libro de las Consolaciones de la Vida Humana).
La necesidad de prepararse para la propia muerte era bien conocida en la literatura medieval a través de escenas en lechos de muerte, pero antes del siglo XV no había tradición literaria sobre cómo prepararse para morir, sobre lo que significaba morir de buena manera o cómo hacerlo. Los protocolos, rituales y consolaciones del lecho de muerte eran reservados generalmente para los servicios de un sacerdote.
La quarta: guardándose que no caiga en enfermedad, quanto más hombre quitare de lo conveniente, alcanzará más presto el medio que debe tener en su comer y beber, por dos razones: la primera, porque así ayudándose y disponiéndose, muchas veces sentirá más las internas noticias, consolaciones y divinas inspiraciones para mostrársele el medio que le conviene; la segunda, si la persona se vee en la tal abstinencia, y no con tanta fuerza corporal ni disposición para los exercicios spirituales fácilmente vendrá a juzgar lo que conviene más a su sustentación corporal.