conde

conde, sa

(Del lat. comes, -itis, compañero.)
1. s. Título nobiliario superior al de vizconde e inferior al de marqués.
2. Persona que posee este título.
3. s. m. HISTORIA Señor feudal que gobernaba una comarca.
4. HISTORIA Persona a quien el monarca, en la edad media, confiaba misiones militares y civiles.

conde

 
m. En el régimen feudal, señor de una comarca, de la que gobernaba todos los castillos, ciudades, pueblos, etc.
En la jerarquía de títulos nobiliarios, el situado entre el marqués y el vizconde.
Caudillo que elegían los gitanos para que les gobernase.
hist. En el Bajo Imperio romano, título que se dio a los hombres de confianza del emperador y principales funcionarios.

conde, -desa

('konde, -'desa)
sustantivo masculino-femenino
1. título nobiliario, superior al de barón e inferior al de marqués La condesa de Vilches fue retratada por Federico Madrazo.
2. historia administrador de un territorio en la Edad Media El conde de Lugo fue un hombre austero.
Traducciones

conde

earl, count, count/countess

conde

Graf

conde

comte

conde

conte

conde

Hrabia

conde

SMearl, count
el Conde Fernán GonzálezCount Fernán González
Ejemplos ?
3 tomos: Lisboa, Antonio Craesbeeck de Mello, 1678: El diluvio universal a Portugal con el rey mismo. Lisboa, Ibid, 1679: Gobierno del conde D.
D. Eugenio Portocarrero, conde del Montijo, a la sazón Capitán General del antiguo reino de Granada... Pero como aquel prócer era hombre de muy buen humor y tenía muchas noticias de Heredia, célebre por sus chistes, por sus cambalaches y por su amor a lo ajeno..., con permiso del engañado dueño, dió orden de que dejasen pasar al gitano.
- Levántate; déjate de zalamerías, y dime qué se te ofrece... -respondió el Conde con aparente sequedad. Heredia se puso también serio, y dijo con mucho desparpajo: - Pues, señor, vengo a que se me den los mil reales.
por muchos años. — Sala Capitular de la Plata, Noviembre de 13 1810.— Conde de San Javier. — Joaquin de Arzachu— Joaquín Prudencio Pérez — Dr.
Digo ahora que ella, tras ser de algún sollozo interrumpida, con dulce y gustosísima querella, da relación al conde de su cuita con cuanta brevedad la necesita.
Así diciendo, el gitano se hizo conducir delante del jefe de los migueletes, y señalando a Manuel, dijo: - Mi Comandante, ¡ése es Parrón, y yo soy el gitano que dió hace quince días sus señas al Conde del Montijo!
Pero el anciano conde -pues había un conde anciano, más distinguido aún que el general y propietario de un palacio propio y una gran hacienda señorial -no dijo nada.
Negábale todos los días don Jorge que tuviese hechura la concesión de la viudedad, lo cual sacaba de sus casillas a la guipuzcoana; pero a renglón seguido la invitaba a sentarse en la alcoba, y le decía que, ya que no con los títulos de General ni de Conde, había oído citar varias veces en la guerra civil al cabecilla Barbastro como uno de los jefes carlistas más valientes y distinguidos y de sentimientos más humanos y caballerescos...
Stormarn y Ditmarsen, Conde de Oldenburgo y Delmenhorst...
Quedamos en lo dicho: fui conducido a la cueva, donde me encerraron, y Parrón montó en su yegua y tomó el tole por aquellos breñales.... - Vamos, ya comprendo... -exclamó el Conde del Montijo-. Parrón ha muerto; tú has quedado libre, y por eso sabes sus señas...
Convenido en Vergara, aunque fuese de un modo virtual, retrospectivo e implícito, como en mis instancias se dice, el cual debió su título de Conde de Santurce a un real nombramiento de don Carlos V, que tiene que realizar doña Isabel II, al tenor del artículo 10 del Convenio de Vergara.
¿Quieres que le enseñe el francés a una mula? El Conde del Montijo no pudo contener la risa. Luego preguntó: - Y ¿qué respondió Parrón a todo eso?