Ejemplos ?
Si pudiera asociarse la imagen de un toro, de un oso o de algo semejante a la de míster Mell, yo la compararía con alguno de aquellos animales acosados por un millar de perros, aquella tarde, cuando el ruido era más fuerte.
Sus ojos son de astros en que centellea vagamente el misterio, y su mirada ilumina como el relámpago: es una explosión en las tinieblas. La compararía a un sol negro si se pudiese concebir un astro negro capaz de verter luz y felicidad.
Puesto que no podía resistirla, ¿por qué no la enviaba con sus tías a Putney, o con Julia Mills a la India? Julia estaría encantada de verla y no la compararía con un criado deportado; nunca le había hecho una injuria semejante.
Más tarde compararía el "extraordinaria auto-control" de Roosevelt con el "carácter violento y paroxismo de furia ingobernable" de Truman.