clorita

clorita

s. f. MINERALOGÍA Grupo de aluminosilicatos de origen metamórfico en los que predomina el hierro y, a veces, el manganeso, que se presenta en láminas verdes y flexibles.

clorita

 
f. mineral. Mineral compuesto de un silicato y un aluminato hidratados de magnesio y óxido de hierro.
Traducciones

clorita

clorite
Ejemplos ?
La meterorización y alteración de augita puede producir tanto anfíboles actinolíticos (uralíticos) como clorita y más raramente epidota y carbonatos.
Encontramos principalmente cuarzo, mica, biotita y moscovita. Magnetita, fluorapatita, rutilo, clorita y caolinita. Las más usuales aquí son las rocas metamórficas, formadas a partir de un basamento plutónico-metamórfico de la edad precámbrica, compuesto en su mayor parte por metamórficas de grano grueso (gneis y migmatitas), interrumpido por grandes manifestaciones graníticas (batolitos).
Otras variedades relacionadas con ésta son la bario-cromo-moscovita y la bario-vanadio-moscovita, enriquecidas en los metales con las que se nombran. Variedad verde de moscovita, parecido al verde de la clorita.
Los lamprófidos se meteorizan fácilmente originando carbonatos, limonita, clorita y serpentina como productos comunes en el proceso.
En Mehi se encontraron varios vasos de clorita importados de Tepe Yahya y atestiguando contactos de comercio con el Irán Oriental.
Los procesos principales de formación de los yacimientos de los estratos superiores son, por un lado, la silificación de la caliza por procesos hidrotermales; y por otro, la dolomitización; en el área de Ponferrada se observa una brecha de una potencia de metros al mismo nivel de la mineralización silícea, compuesta por calcita espática, sulfuros y una matriz de clorita.
La filita, normalmente, muestra pizarrosidad y está compuesta fundamentalmente por cristales muy finos de moscovita, clorita o ambas.
Ciertos esquistos proceden de rocas ígneas de grano fino como basaltos y tobas. La mayoría de los esquistos son de mica, aunque también son frecuentes los de grafito y clorita.
Los esquistos metamórficos son rocas metamórficas de grado medio, notables principalmente por la preponderancia de minerales laminares tales como la mica, la clorita, el talco, la hornblenda, grafito y otros.
Se reconoce fácilmente por su estructura laminar planar u ondulada, producida por la orientación de filosilicatos, y su textura de grano muy fino, no visible a simple vista, pero sí al microscopio petrográfico, donde se pueden distinguir sus minerales más comunes: micas, principalmente moscovita, cuarzo, talco, albita y clorita, entre otros.
Los esquistos se nombran según sus minerales constituyentes más importantes o inusuales, tales como: esquisto de granate; esquisto de turmalina; esquisto azul cuando contiene glaucofana, anfibol o crossita; esquisto verde con clorita; esquisto micáceo cuando contiene mica; etcétera.
Con frecuencia otros minerales aparecen juntos a la calcita formando el mármol, como el grafito, clorita, talco, mica, cuarzo, pirita y algunas piedras preciosas como el corindón, granate, zirconita, y muchos más.