claudicante

claudicante

(klawði'kante)
abreviación
persona insistente que claudica Es una persona claudicante.
Ejemplos ?
A principios de 1923 era patente la indignación de gran parte del Ejército hacia el gobierno del liberal Manuel García Prieto a causa de su política "claudicante" en el Protectorado español de Marruecos.
Asimismo, el armisticio y en general la política del gobierno, por un lado indecisa y claudicante en la marcha de la revolución y por otro autoritaria en el manejo de la política interna, generaba creciente rechazo de la población de las Provincias Unidas.
En 1865 se inició el levantamiento armado, encabezado por el coronel Mariano Ignacio Prado, contra el presidente Juan Antonio Pezet en rechazo al claudicante tratado que este había firmado con el Almirante español José Manuel Pareja.
Consultado el 14-12-2013. La marcha rítmica, un poco claudicante, sugiere deformidad y sobre todo la desvergüenza del personaje. Se amplía este material temático en un accelerando de toda la orquesta, con un calderón que cierra el preámbulo.
Erling respondió con un levantamiento de mil hombres armados y rodeando al rey en Avaldsnes, que siguió a una postura claudicante del rey Olaf y la liberación del sobrino.
Y todavía me acuerdo de su pierna claudicante, de su andar defectuoso que parecía confirmar que él era un poeta de la mala pata».
Cuando el gobierno del general Juan Antonio Pezet aceptó el claudicante Tratado Vivanco-Pareja se retiró del servicio, pero solicitó su reincorporación en enero de 1866 para sumarse a la lucha contra la Escuadra Española del Pacífico.
Diez años después de cerrado el Centro Germinal, escribe su célebre artículo "Mi Anarquismo Claudicante", en el que explica el por qué abraza el anarquismo como ideología política personal por el resto de su vida.
La burguesía catalana encontró en el capitán general Miguel Primo de Rivera a su principal valedor frente a la política «claudicante» del gobernador civil Francisco Barber nombrado por el gobierno.
Como excepción, como en tantas otras cosas, en la Monarquía Hispánica las universidades (Salamanca y Alcalá en la Península y las de nueva creación en América) atraviesan una edad de oro (Biblia Políglota Complutense, escuela de Salamanca, neoescolástica) respondiendo a claro papel social: suministrar cuadros a la burocracia y el clero y elevar o mantener la condición social de una nobleza triunfante y una burguesía acomodaticia y claudicante en cuanto a su capacidad disolvente de la formación económico social.
A raíz de un artículo en el que Falcón definía a los miembros del Parlamento como personal senil y claudicante, el ministro de Gobierno ordenó el cierre de La Razón, en agosto de 1919.
Entró a su casa. Tiró el sombrero sobre la mesa de pino claudicante, y se sentó en la revuelta cama, como Bécquer. Parece que Gerónimo ordenó algunos papeles, que son los que a mi mano pulcra y ducal han llegado y uno de cuyos capítulos reproduzco a continuación.