clarinete


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con clarinete: trompeta, oboe

clarinete

(Del ital. clarinetto < clarín.)
1. s. m. MÚSICA Instrumento musical de viento formado por un tubo largo de madera con agujeros, llaves y una lengüeta simple.
2. s. m. y f. MÚSICA Persona que toca el clarinete.

clarinete

 
m. mús. Instrumento músico de viento, compuesto de un tubo cilíndrico con agujeros que se tapan con los dedos o con llaves, boquilla en la que se aplica una lengüeta de caña y pabellón en forma de campanilla.

clarinete

(klaɾi'nete)
sustantivo masculino
música instrumento musical de viento formado por un tubo cilíndrico con orificios un clarinete alto

clarinete


sustantivo
música persona que toca el clarinete Es el clarinete de la orquesta.
Sinónimos

clarinete

sustantivo masculino
(músico) clarinetista.
Traducciones

clarinete

Klarinette

clarinete

clarinette

clarinete

clarinetto

clarinete

klarinet

clarinete

klarinet

clarinete

klarinetti

clarinete

klarinet

clarinete

クラリネット

clarinete

클라리넷

clarinete

klarinet

clarinete

klarinett

clarinete

klarnet

clarinete

clarinete

clarinete

klarinett

clarinete

เครื่องดนตรีประเภทเป่าชนิดหนึ่ง

clarinete

klarnet

clarinete

kèn clarinet

clarinete

单簧管

clarinete

Кларинет

clarinete

單簧管

clarinete

A. SM (= instrumento) → clarinet
B. SMF (= persona) → clarinettist
Ejemplos ?
En su pueblo, donde Aurelio se había refugiado después de recorrer gran parte del mundo, todavía se consagraba aquella noche a la inocente comedia mística, tradicional, de ir a esperar lo Reyes; ni más ni menos que en su tiempo, cuando él era niño, y seguía por calles y plazas y carreteras, a la luz de las pestíferas antorchas, a los pobres músicos de la murga municipal, disfrazados, con trapos de colorines y tristes preseas de talco, de Reyes Magos, reyes melancólicos con cara de hambrientos. A lo lejos, allá en la calle, se oía la inarmónica elegía de un clarinete desafinado que se alejaba con su tristeza...
Sus recuerdos de otras noches de Reyes, el clarinete que se alejaba, la noticia que acababa de leer, le devolvían, por lo que atañe al sentir, a la fe de su poética infancia, de su tormentosa adolescencia...
Volvió a sentarse Aurelio Marco en su sillón de cuero, y creyendo oír todavía, a lo lejos, los ayes del clarinete del rey Baltasar, inclinada la cabeza, se quedó dormido.
Ya sea un violín, una guitarra, una flauta, un clarinete, un sax, una trompeta, un teclado o un acordeón, siempre portaba uno diferente y nunca lo repetía en semanas, como si en sus andanzas callejeras, en sus ensueños ambulantes de mostrar distintas emociones musicales, no le gustara que su escaso público escuchara la misma voz instrumental.
Don Blasfemo tenía el trono protegido a sable y cable y era intrépida tragedia la sonrisa inalcanzable. Capítulo II Clarín Clarinete y Flaquín Flequín eran dos donceles del reino Risín.
A la cárcel el señor oidor. -¿A mí a la cárcel? -¡Clarinete! A la cárcel usía, porque ha faltado a la ciudad en mi persona. El pueblo prorrumpió en un atronador ¡viva el señor alcalde!, ¡viva el señorito Palomares!
Los hay medianos, algunos hay hasta soportables, especialmente si se empieza por descartar de todo examen los fabricadores de himnos y sonetos de circunstancias, gente parecida a las músicas de enhorabuena, que a la menor circunstancia de su vida de usted, en cuanto usted se muda de casa se aparecen delante del balcón o en la escalera con el bombo y el clarinete a dar y tomar en la canción de Carnicer.
Un día salió a flote el triste clamor: -¡Qué acabe el azote de Blasfe, el Terror! Capítulo III Clarinete y Flaquincillo subieron a un globo un día en búsqueda de la gloria, gladiadores de alegría.
La música pasa y se aleja escoltada por la chiquillería, cuyas voces y gritos sobresalen por encima de las notas agudas del clarinete.
Cantaron unos el cantar de los segadores; otros hicieron las farsas y burlas que suelen hacerse cuando la vendimia; Filetas tocó la zampoña; Lampis tocó el clarinete; Dryas y Lamón bailaron.
Por supuesto, que celebró la victoria con una pachamanca, en la cual gastó sus últimos reales, y aún quedó debiendo. ¿Y sacó el tesoro? ¡Clarinete! ¡Vaya si lo sacó!
Flaquincillo se hizo atlético y Clarinete un atlante y el reglamento Blasfemo de glacial se puso amante. -Par de plebeyos glotones.- Don Blasfe dijo pleitista.